Investigan a policía de Cancún por disparos durante protesta

MARÍA VERZA
·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las autoridades investigaban el martes la actuación de la policía de Cancún, una conocida localidad turística del sureste mexicano, que dispersó con disparos una manifestación de feministas que protestaba por el asesinato de una mujer. El resultado fue un número indeterminado de lesionados, entre ellos dos periodistas heridos de bala.

El presidente Andrés Manuel López Obrador exigió al gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, que aclare quién dio la orden de disparar contra los manifestantes, en su mayoría mujeres, que protestaban el lunes por la noche en el centro de Cancún por un nuevo femicidio ocurrido en la ciudad.

“Se debe de actuar sin contemplaciones... No se debe utilizar la fuerza, no se deben utilizar armas, disparar, eso tiene que ver con actitudes autoritarias que no se acomodan a los nuevos tiempos”, agregó el mandatario.

El gobernador condenó lo sucedido y aseguró que la orden de dispersar a tiros la protesta la dio el director de la policía local, Eduardo Santamaría.

Por su parte, la alcaldesa de Cancún, Mara Lezama, anunció el martes que Santamaría fue separado del cargo aunque recordó que el Ayuntamiento no tiene bajo su responsabilidad operativa a elementos policiales.

La seguridad en Cancún está bajo la coordinación y mando único del estado desde el 7 de junio de 2019 y su responsable es el secretario de Seguridad Pública estatal, Alberto Capella.

Por eso, varios colectivos agrupados en la Red Feminista Quintanarroense, exigieron el martes por la tarde en una conferencia de prensa la “urgente destitución” de Capella y denunciaron que la acción fue “planeada estratégicamente” y ordenada por los “mandos superiores de la policía”.

La marcha del lunes fue convocada después de que la fiscalía anunciara el hallazgo en Cancún del cadáver de una mujer de 20 años que había sido reportada como desaparecida unos días antes.

“Salimos a buscar justicia y nos respondieron a balazos”, indicó una de las activistas, Silvia Chuc. Según explicó, después de que los manifestantes llegaron al ayuntamiento, de un costado del edificio "se empezaron a escuchar ráfagas, disparos”. La gente echó a correr y los policías “corretearon a toda la población”, entre las que había ancianos y niños, agregó Chuc.

Un video publicado por la Red de Periodistas de Quintana Roo mostraba a unos 100 manifestantes, algunos de los cuales estaban derribando una barrera en la entrada. En el video se escuchan los disparos mientras la gente corre.

“En ningún momento se hizo uso de otros medios de disuasión” como gases lacrimógenos, agregó Lizbeth Lugo, de la organización Siempre Unidas. Lugo denunció también que entre los manifestantes había “personas armadas vestidas de civil” y que se detuvo temporalmente a siete mujeres y un hombre que fueron golpeados por la policía.

Organizaciones nacionales e internacionales exigieron una investigación exhaustiva de lo ocurrido. Los colectivos feministas locales reclamaron, además, disculpas públicas al gobernador y la alcaldesa y la reparación de los daños a las víctimas. También anunciaron su retirada de todas las mesas de diálogo con las autoridades estatales hasta que estasexigencias fueran cumplidas.

La oficina de Derechos Humanos de la ONU condenó “el uso excesivo de la fuerza, incluido el uso de armas de fuego” en una manifestación que exigía justicia por el asesinato de una joven y denunció los abusos policiales contra reporteros y observadores de derechos humanos.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, una entidad oficial, dos periodistas de medios locales resultaron heridos de bala.

Capella reconoció a Radio Fórmula que el jefe de la policía de Cancún está bajo su mando pero subrayó que Santamaría “violó una instrucción” del gobernador, quien había dicho que se debía evitar toda confrontación con los manifestantes. Según indicó, hubo protestas en ocho localidades de Quintana Roo pero los sucesos violentos ocurrieron sólo en Cancún.

El mando policial calificó de “estupidez” la actuación de los seis agentes que tomaron las armas cuando algunos manifestantes intentaron entrar al Ayuntamiento de Cancún y agregó que cada quien pagará por sus actos “de manera individual”.

Algunas activistas tenían previsto celebrar el martes una vigilia en Cancún en honor a la joven asesinada que había alentado las protestas del lunes mientras la familia velaba su cuerpo.

El Comité para la Protección de los Periodistas, una organización no gubernamental con sede en Nueva York, exigió garantías para que la prensa trabaje con seguridad en Cancún y pidió “una investigación creíble y exhaustiva en las agresiones contra manifestantes y reporteros”.

Según los datos del gobierno federal, de enero a septiembre fueron asesinadas 58 mujeres en Quintana Roo. Nueve de esos casos están bajo investigación como feminicidios.

El gobernador se había reunido con grupos de mujeres horas antes de los eventos violentos del lunes para garantizar que se haría justicia en el último de los casos.

En todo el país, 2.874 mujeres fueron asesinadas de enero a septiembre; 724 de esas muertes se investigan como feminicidios.