Investigan ataque con misil que sufrió refinería venezolana

Associated Press
·2  min de lectura

CARACAS (AP) — Las autoridades venezolanas abrieron una investigación por el ataque con un presunto misil que sufrió esta semana la refinería de Amuay, una de las mayores del país, anunció el jueves el gobierno.

La planta número 4 de la refinería de Amuay, que opera dentro del Complejo Refinador de Paraguaná en el estado occidental de Falcón, fue atacada la tarde del martes con un “misil a distancia” que las autoridades presumen que fue lanzado “desde un avión no tripulado, llamado dron, o una embarcación”, afirmó el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, en una transmisión de la televisora estatal.

El Aissami indicó que el gobierno designó un comité técnico para investigar el hecho, que identificó como un “ataque terrorista”, y determinar desde donde habría sido lanzado el misil.

Al detallar los daños que sufrió la instalación, el ministro dijo que “se evidencia una explosión que tiene un frente de impacto y una proyección interna y externa a la planta”, y agregó que la acción “afecta la operacionalidad del complejo”.

Amuay, que tiene una capacidad de generación de más de 650.000 barriles diarios, sufrió en 2012 un accidente de grandes magnitudes que dejó unos 55 fallecidos y 156 heridos.

El Aissami descartó que el ataque pueda incidir en la producción de gasolina y sostuvo que se mantendrá la producción para atender la demanda local.

El ministro denunció que en las últimas semanas se han reportado “87 ataques” al sistema eléctrico de Falcón.

Desde inicios de año Venezuela, que tiene una de las mayores reservas de crudo del mundo, viene enfrentando problemas de escasez de gasolina que las autoridades asocian a las sanciones que impuso Estados Unidos al gobierno de Nicolás Maduro para presionar su salida del poder, pero analistas sostienen que son consecuencia de la paralización del sistema de refinación por la falta de inversiones y mantenimiento de los equipos y la caída de la producción petrolera.

Venezuela ha logrado superar los problemas de escasez gracias a unos ocho busques con combustibles y aditivos que ha enviado desde mediados de año Irán, estrecho aliado del gobierno de Maduro.

Sobre la situación del combustible el mandatario venezolano dijo el miércoles que la nación suramericana dispone de 20 días de reserva de gasolina y que se está produciendo 30% más del consumo del país, que se estima en menos de 100.000 barriles diarios debido a la paralización económica generada en parte por la cuarentena que impusieron las autoridades por la pandemia del nuevo coronavirus.

El ataque a la refinería de Amuay se da un mes después de la detención en Falcón del presunto espía estadounidense Matthew John Heath, quien ha sido acusado de realizar “actividades de espionaje” y “desestabilización” en territorio venezolano con el apoyo de militares y civiles para preparar ataques contra instalaciones petroleras y eléctricas.

Los incidentes ocurren en medio de una difícil situación que enfrenta la industria petrolera, agobiada por la caída de la producción, problemas financieros y la falta de inversiones.