Investigan la actuación de los custodios que debían proteger a Cristina Kirchner

·2  min de lectura
Policia Federal y Policía de la Ciudad en las proximidades del departamento de Cristina Kirchner
Agentes de la Policía Federal Argentina en las proximidades del departamento de Cristina Kirchner - Créditos: @Ricardo Pristupluk

La causa por el atentado de este jueves contra Cristina Kirchner tiene un único detenido, Fernando Sabag Montiel, el hombre que gatilló el arma contra ella, pero los investigadores buscan determinar además si hubo responsabilidad penal de parte de los custodios que ese día debían proteger a la vicepresidenta.

A pesar de que la Policía Federal Argentina (PFA) había reforzado la cantidad de efectivos encargados de la seguridad de Cristina Kirchner, Sabag Montiel logró llegar con un arma hasta ella y gatillar dos veces una Bersa calibre 32 a centímetros de la cabeza de la vicepresidenta.

No existió un cordón de contención que impusiera una distancia entre los manifestantes y Cristina Kirchner; los policías tampoco armaron un corredor de escape y fallaron en su reacción luego del ataque. Pese a eso, en el Gobierno dicen que por el momento no habrá cambios en la custodia de la vicepresidenta, aunque advierten que todo está en análisis. La PFA depende del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, que hoy fue ratificado en su cargo por el Presidente, a pesar de que parte del kirchnerismo lo cuestionó.

La conducta de los custodios de la vicepresidenta fue criticada también por especialistas en la materia. “Hubo infinidad de falencias”, dijo a LA NACION Jorge Vidal, un expolicía que estuvo tres años y medio a cargo de la seguridad de la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y que ahora trabaja en Medellín en seguridad pública e inteligencia delictual.

Según Vida, son falencias que “no pueden estar dadas si el VIP [la persona a proteger] sigue las instrucciones de su jefe de seguridad”, que debe montar un esquema para minimizar los riesgos y neutralizar las vulnerabilidades.

Cristina Kirchner este viernes, al salir de su casa
Cristina Kirchner este viernes, al salir de su casa - Créditos: @Ignacio Sánchez

A Vidal le llamó la atención el modo en que se desarrolló el ataque y el arma utilizada. “La persona que actuó no es un profesional. No se puede apretar el gatillo y pretender que salga el proyectil si no hay previamente una bala alojada en la recámara”, dijo el experto. No obstante, reflexionó que el arma usada es apta para este tipo de ataques, porque es pequeña, liviana y se pude ocultar fácilmente. “Anoche era fácil poner un cordón alrededor del vehículo para impedir que suceda lo que sucedió”, agregó.

Otro punto cuestionado de la actuación de los custodios fue la reacción posterior al ataque. Los policías no se arrojaron sobre la vicepresidenta en ese momento ni tenían un pasillo de escape que hubiera permitido retirarla de la zona de tiro, ante la posibilidad de que hubiera un segundo agresor.