Investigadoras inspiran a niñas y jóvenes a acercarse a la ciencia

México, 13 Feb (Notimex).- Diferentes catedráticas, doctoras e investigadoras compartieron anécdotas de su infancia, estudios y desarrollo profesional en el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, celebrado el 11 de febrero pasado, con la finalidad de inspirar a niñas y jóvenes a estudiar carreras científicas.

En una charla en las instalaciones del Centro Cultural Bella Época, la investigadora adscrita al Instituto de Física de la UNAM, María Ester Brandan, señaló que si desde temprana edad las niñas se involucran en actividades y temas de estas áreas, al igual que los niños, más probabilidad tendrán de romper con los estereotipos y confiar en que pueden destacar en carreras científicas.

Contó que mientras estudiaba en el extranjero, hizo un viaje a Canadá. “Mientras convivía con una familia canadiense en un barco, hubo un momento en que la esposa se acercó a mí y me preguntó ‘¿en verdad usted estudia física?’, yo le contesté que sí y ella con sorpresa siguió ‘pero usted se ve tan normal’”.

Por su lado, la catedrática Conacyt asignada a la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), Alicia Mastretta-Yanes, recordó que no se debe perder de vista que todas las niñas y niños son curiosos por naturaleza y que es necesario mantener despierta esa curiosidad.

“Mis padres me llevaron de vacaciones a Cuetzalan, Puebla. Me dormí en el camino y cuando desperté estábamos llegando a ese pueblo. Había mucha neblina y cuando le pregunté a mi mamá qué era eso que no nos dejaba ver, me contestó que estábamos dentro de una nube” afirmó la catedrática.

Y añadió que "con la inocencia de una niña tomé el estuche que contiene el juguete de un huevo Kinder y atrapé un poco de ella. Cuando volvimos a casa abrí mi huevito pensando que saldría una pequeña nube, pero sólo había humedad, hice un berrinche por ello y así descubrí la condensación".

Por su parte, la coordinadora general del Foro Consultivo, Científico y Tecnológico, Julia Tagüeña Parga, recordó que el avance de la ciencia se debe al trabajo en equipo entre hombres y mujeres y que no se pueden concebir los grandes proyectos de frontera y la solución de los retos de la humanidad sin la participación de las mujeres.

Por último, Gabriela Guzzy Arredondo contó que creció en una familia conformada por tres hermanas y tres hermanos, y afirmó que sus padres los hicieron sentir que teníamos las mismas oportunidades, porque los llevaban mucho al campo, donde nació su amor por la naturaleza y muchas preguntas.

“Cuando llegué -añadió-, por dos años, a la carrera de Ingeniería Química en la UNAM, ahí tuve a un maestro maravilloso, Guillermo del Conde, y un día en el salón de clases nos dijo: ‘ustedes saben que el agua caliente se congela más rápido que el agua fría’. Todos nos quedamos mirando, luego hicimos un experimento y entendimos a qué se refería”.

-Fin de nota-

NTX/EZP/MTG