Investigación de Trump: ¿Quién es Don McGahn y por qué es tan importante su testimonio?

·4  min de lectura
 (REUTERS)
(REUTERS)

Donald Trump ha estado en problemas legales desde antes de convertirse en presidente, y ahora que dejó la Casa Blanca por su enclaustrada existencia post-presidencial, sus problemas con la ley solo se están profundizando.

La atención pública se centra particularmente en la investigación múltiple de las autoridades de Nueva York sobre sus negocios y asuntos financieros. El fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance, convocó el mes pasado a un gran jurado para decidir si acusar a Trump o a personas cercanas a él.

Sin embargo, otras investigaciones lentas sobre el expresidente aún continúan. Y ahora, uno de los más importantes está a punto de escuchar a un testigo crucial después de dos años tratando de inmovilizarlo.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes ha estado investigando durante dos años si Trump obstruyó o no la justicia en sus intentos de castigar a sus enemigos percibidos y sus esfuerzos por frustrar la investigación sobre una posible colusión entre su campaña y el gobierno ruso. Esta investigación se vio obstaculizada por la firme negativa de la administración Trump a cumplir con las citaciones para declarar, pero ahora se ha logrado un gran avance.

El 4 de junio, el comité interrogará a Don McGahn, un veterano de la primera campaña de Trump que se desempeñó como abogado de la Casa Blanca hasta que renunció en agosto de 2018. Como se informó en ese momento, dejó la administración después de que Trump presionó para que el Departamento de Justicia investigara a James Comey y Hillary Clinton, ambos objetos de obsesión por parte del entonces presidente a pesar de la falta de pruebas de sus diversas acusaciones contra ellos, acusaciones que iban desde lo tenue hasta lo extraño.

Según el informe de Mueller, se informa que McGahn rechazó las demandas de Trump de que sus enemigos políticos fueran el objetivo del departamento. Como dice el informe, el entonces abogado “un testigo creíble sin motivo para mentir o exagerar” recordó claramente que el presidente le dijo que le solicitara al vicefiscal general que “Mueller tiene que irse”.

De hecho, según Mueller, el presidente fue tan claro en sus demandas de que se despidiera al fiscal especial, que McGahn estuvo a punto de dimitir en 2017.

Leer más: Audio revela burlas de Donald Trump por la apariencia de Michelle Obama

"McGahn decidió renunciar porque no quería participar en eventos que describió como similares a la Masacre del sábado por la noche", se lee en el informe. "Llamó a su abogado, condujo hasta la Casa Blanca, empacó su oficina, se preparó para presentar una carta de renuncia con su jefe de gabinete, le dijo a [el entonces jefe de gabinete] Reince Priebus que el presidente le había pedido que hiciera una locura, e informó a Priebus y Bannon que se iba".

Sin embargo, a diferencia de muchos en la órbita del expresidente que fueron expulsados y vilipendiados cuando se negaron a cumplir sus órdenes, McGahn no se ha vuelto hasta ahora contra Trump en público. Y junto con la administración Trump y sus sobrevivientes, ha luchado contra las demandas del comité de la Cámara de Representantes de decirles lo que sabe sobre la conducta de Trump.

Gracias en gran parte al cambio de administración y un cambio en la posición del Departamento de Justicia, ahora se ha llegado a un acuerdo en virtud del cual McGahn testificará ante el comité, pero en una sesión cerrada lejos de cámaras indiscretas. Según el acuerdo, solo se le harán preguntas sobre la información que se le atribuye en las secciones no redactadas del informe de Robert Mueller; no es un mandato demasiado restrictivo dado que su nombre aparece cientos de veces en el documento disponible públicamente, y dado que fue interrogado por Mueller durante unas 30 horas en total.

Cuando se llegó al acuerdo para interrogar a McGahn en mayo, el presidente del Comité Judicial, Jerrold Nadler, lo celebró como un paso atrás hacia la normalidad legal después de las aberraciones de los años de Trump. “Cuando el expresidente prometió luchar contra 'todas las citaciones' dirigidas a su administración”, dijo el presidente en un comunicado, “comenzó una peligrosa campaña de obstrucción sin precedentes. Hoy comenzamos a poner fin a esa era de obstrucción".

Relacionados

La visita de Donald Trump a Nueva York para la pelea de UFC costó a los contribuyentes $250 mil

El jefe de gabinete de la Casa Blanca dice que no “subestimará” a Donald Trump si elige postularse nuevamente

Donald Trump demandado por 22 millones de dólares por llamar al COVID “virus chino”