Investigación interna revela que EU se está rezagando en la carrera de armas hipersónicas

David Brennan / Newsweek
·4  min de lectura

LA OFICINA de Responsabilidad del Gobierno (GAO) de Estados Unidos ha instado al Pentágono a revisar la organización de sus programas vanguardistas de armas hipersónicas y ha advertido que los riesgos del sistema actual obstruyen la investigación de armas que podrían redefinir los campos de batalla futuros.

Estados Unidos invierte miles de millones de dólares en la investigación y desarrollo de armas hipersónicas, cuya alta velocidad y maniobrabilidad pueden vencer a los sistemas antiaéreos y antimisiles existentes.

Rusia y China ya poseen armas hipersónicas, por lo cual es preocupante que Estados Unidos se rezague. El informe de la GAO, publicado este lunes, advirtió que el actual enfoque de investigación en Estados Unidos corre el riesgo de “impedir su progreso”, e instó al Pentágono a revisar las posiciones de liderazgo y las organizaciones de sus programas en curso.

La GAO identificó 70 proyectos hipersónicos o relacionados, los cuales suman alrededor de 15,000 millones de dólares en inversión en los años fiscales de 2015 a 2024. Esto incluye una cooperación entre el Departamento de Defensa, el Departamento de Energía y la NASA, aun cuando la gran mayoría del gasto estaba relacionada con el Pentágono.

También lee: Estados Unidos retoma pruebas de misiles hipersónicos

La mayor parte del gasto ahora se relaciona con el desarrollo de productos específicos, aunque hasta 2019 el gasto lo dominaba la investigación tecnológica más amplia.

El informe incluyó una carta del Departamento de Defensa, la cual detallaba su enfoque de lo que la GAO reconoce como un reto “complejo”, incluido el seguimiento de varios programas paralelos para conservar una gama de opciones, además de invertir en la base industrial, fuerza laboral e infraestructura necesarias para trabajar semejantes proyectos vanguardistas; por ejemplo, campos de pruebas y túneles de viento.

Pero la Oficina de Responsabilidad sugirió a los líderes del Departamento de Defensa que deben reformar la estructura de su investigación hipersónica antes de que debilite las acciones de investigación de Estados Unidos.

“Sin claridad en cuanto a los papeles de liderazgo, responsabilidades y autoridades, el Departamento de Defensa está en riesgo de impedir su progreso en la entrega de capacidades de armas hipersónicas, y abre el potencial de conflicto y recursos desperdiciados cuando se tomen decisiones sobre inversiones más grandes en el futuro”, decía el informe.

¿QUÉ SON LOS MISILES HIPERSÓNICOS?

El Departamento de Defensa estuvo de acuerdo con la recomendación de que el secretario de Defensa, Lloyd Austin, “debería definir y documentar los papeles, responsabilidades y autoridades de las posiciones de liderazgo y organizaciones en el Departamento de Defensa responsables del desarrollo y adquisición de armas hipersónicas”.

El informe de la GAO no ofreció un cronograma para dicha revisión. Newsweek contactó a la GAO para solicitarle que clarificase cuánto tiempo requeriría dicha reestructuración y si el Departamento de Defensa ha ofrecido garantías.

“Dicha documentación reguladora proveerá un grado de continuidad cuando el liderazgo y las prioridades organizativas cambien inevitablemente, sobre todo cuando se espera que el desarrollo de armas hipersónicas continúe durante la siguiente década por lo menos”, decía el informe.

Los misiles hipersónicos consisten de un cohete acelerador de combustible sólido sobre el cual va un vehículo sin alimentación que mejora el planeo. El acelerador impulsa al vehículo planeador y sus ojivas —convencionales o nucleares— a velocidades hipersónicas, y en este momento el vehículo se separa y continúa hacia su objetivo.

No te pierdas: Por qué América Latina debe preocuparse por las armas nucleares

Los misiles hipersónicos vuelan a altas velocidades —Mach 5 y superiores, o 6,173 kilómetros por hora— y en trayectorias más rectas que los misiles tradicionales de largo alcance, lo cual les da a los defensores una oportunidad más pequeña de interceptarlos. Los vehículos con mejora de planeo también pueden maniobrar durante el vuelo para evadir el fuego defensivo.

Los militares estadounidenses actualmente tienen en curso dos programas de armas hipersónicas ofensivas, y también investigan aplicaciones hipersónicas defensivas contra ataques extranjeros.

El Ejército y la Armada trabajan en conjunto en el Cuerpo Planeador Hipersónico Común, el cual hizo su primer vuelo exitoso en marzo y cayó a seis pulgadas de su objetivo. La armada espera poseer su primera arma hipersónica lanzada desde un buque en 2023, seguida por un misil lanzado desde un submarino en 2024.

La fuerza aérea trabaja en su propio proyecto: el arma AGM-183A de respuesta rápida lanzada en el aire de Lockheed Martin, también conocida como ARRW. Ya se completó la fase inicial de pruebas del ARRW. Las pruebas operacionales están programadas para comenzar en octubre de 2021 y su entrega está programada para 2022.

Te interesa: “Que callen las armas”, reclama el papa en su histórica primera visita a Irak

Rusia ya ha desarrollado dos armas hipersónicas con tropas. Cuando reveló una serie de nuevos proyectos armamentistas en 2018, el presidente Vladimir Putin describió las armas hipersónicas como “invencibles” y dijo que harían obsoletos los misiles balísticos existentes.

China también tiene armas hipersónicas operacionales, y se piensa ampliamente que es el líder actual en este campo. Pekín desarrolló el vehículo planeador hipersónico DF-17, lanzado con misil balístico, en 2019. Ahora se cree que China está desarrollando un vehículo planeador hipersónico lanzado desde el aire, el cual se puede disparar desde aviones bombarderos. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek