Investiga Fiscalía de Aguascalientes dos feminicidios; parejas serían los responsables

Alejandro Romo/ NW Aguascalientes
·4  min de lectura

La Fiscalía General del Estado se encuentra investigando dos crímenes de mujeres con las características de feminicidio, los cuáles ocurrieron en Aguascalientes durante la última semana.

El más reciente quedó al descubierto durante la tarde de este domingo cuando elementos de la Policía Municipal de Aguascalientes observaron un trafitambo en la ribera del río San Pedro, y en su interior restos humanos, por lo que dieron parte a la Dirección General de Investigación de la Fiscalía General del Estado, quiénes se trasladaron al lugar y confirmaron que el cuerpo correspondía a una mujer embarazada con hasta 12 semanas de gestación.

En ese sitio se ubicó la parte torácica de la joven y metros más adelante, en una planta de tratamiento se localizaron otras partes del cuerpo y extremidades.

Por lo anterior, se realizó una investigación en calles del Fracc. José López Portillo –o mejor conocido como La Barranca-, en donde se detuvo a dos personas que habrían sido identificadas como los presuntos autores materiales del crimen, además de ubicar el domicilio en el que vivían, y en donde presuntamente habrían asesinado a la joven, identificada como Estefanía Silvestre, de 25 años de edad.

La mañana de este lunes se realizó un cateo en el lugar, ubicando restos biológicos que confirmaron que se trató del lugar donde asesinaron a la joven, según dio a conocer el fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega.

“La investigación nos llevó a un domicilio y estuvimos marcando vigilancia y eso nos llevó a detener ayer a dos personas, quiénes al ser revisadas, se les encontró narcóticos, además de que ya se tenía referencia de que este lugar era utilizado como una casa de vicio y como un lugar donde se comercializaban narcóticos, por lo que se solicitó una orden de cateo”.

De acuerdo al vicefiscal de Investigación de Delitos, Juan Antonio Zermeño Romo, la principal hipótesis es que su pareja sentimental la habría privado de la vida, descartando que se trate de un caso ligado a la delincuencia organizada.

“El hecho lo tenemos esclarecido medianamente, que podemos sostener que el móvil fue de tipo pasional, que nada tiene que ver con situaciones de delincuencia organizada, es un hecho desafortunado, desde luego, y estamos en espera de los resultados genéticos y periciales para hilar científicamente todas las pesquisas que hemos puesto a consideración; un móvil pasional pueden ser celos, pueden ser rencillas, puede ser amor o cualquier otra circunstancia que te convierta en victimario”, afirmó.

A decir del titular de la Dirección General de Investigación Pericial, Jorge Sosa Medina, la causa de muerte fue por anemia posterior al desangrado de varias partes de su cuerpo, por lo que la víctima fue violentada con un arma blanca antes de que ya no presentara signos vitales.

“La causa de muerte la determinamos de forma categórica como una anemia por una pérdida de sangre importante por el desmembramiento del cuerpo de la persona; dentro de la experiencia que nosotros tenemos, el sangrado mortal puede ser de entre un minuto y cinco minutos, sobre todo si presenta heridas en el cuello, que es donde tenemos más vasos sanguíneos, e inmediatamente se desangra una persona”.

De acuerdo a la investigación, la muerte de la joven habría ocurrido durante la noche del jueves o la mañana del viernes, por lo que los restos permanecieron dos días sin ser localizados en la ribera del río.

Debido al embarazo de la joven, la fiscalía analiza la posibilidad de imputar a los detenidos el delito de aborto doloso, lo que aumentaría la condena en prisión a más de 40 años, según señaló el vicefiscal Zermeño Romo.

“Estamos en el análisis de imputar como feminicidio y aborto doloso, pero lo que estamos estructurando es que el aborto doloso se absorbe al feminicidio al ser una causa o una hipótesis para que se dé este tipo penal”.

Segundo feminicidio

Por otra parte, el fiscal general del Estado informó los avances de la investigación del primer feminicidio, ocurrido el pasado miércoles 20 de enero, cuando se ubicó el cuerpo sin vida de una mujer sobre la carretera 45 sur, a la altura de la puerta de acceso a Aguascalientes en la comunidad de Peñuelas.

El fin de semana, la fiscalía identificó a la víctima como María Belén García de 33 años de edad, originaria de Guadalupe, Zacatecas, y que tuvo su último domicilio en Calera.

Durante la rueda de prensa, Jesús Figuera Ortega reiteró que la causa de muerte fue por asfixia por estrangulamiento, además de que, igual que en el primer caso, la principal línea de investigación apunta a que el presunto responsable habría sido su pareja sentimental, un hombre originario también de Zacatecas.

“Sí hay elementos para sostener que había una relación con el presunto victimario y que nos lleva a eso, entonces no podemos decir mucho; desconocemos por el momento si el lugar de muerte fue en Aguascalientes, pero al haber encontrado aquí el cuerpo nos da competencia a las autoridades por el ámbito territorial competencial del hecho, independientemente de donde haya sido privada de la vida la persona”.

Al respecto, señaló que ya se encuentra identificado, aunque no se ha logrado su detención, por lo que se continúa trabajando en coordinación con las autoridades zacatecanas para ubicarlo y ponerlo a disposición de la Fiscalía General de Aguascalientes.

“No está detenido pero lo tenemos identificado”, concluyó.