Los inversores apuestan a que Powell y la Fed serán más agresivos con la inflación

·5  min de lectura
Foto de archivo ilustrativa del jefe de la Fed, Jerome Powell, testificando ante el Senado de EEUU.

Por David Randall

NUEVA YORK, 23 nov (Reuters) - Los inversores apuestan a que el recién renombrado presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, tendrá que acelerar el ritmo de normalización de la política monetaria del banco central para afrontar mejor un aumento de los precios al consumo.

Durante meses, Powell ha insistido en que el actual brote de inflación probablemente sea transitorio, y ha dicho que el banco central será "paciente" a la hora de decidir cuándo empezar a subir su tasa de interés de referencia desde casi cero.

La Reserva Federal inició la reducción de su programa de compra de bonos por valor de 120.000 millones de dólares al mes en noviembre, con un plan para poner fin a las compras a mediados de 2022.

Sin embargo, algunos inversores creen que la Reserva Federal tendrá que reducir su programa más rápidamente y subir las tasas antes de lo previsto para controlar el alza de los precios al consumo, que en octubre crecieron al ritmo más rápido en más de tres décadas.

Su opinión se ha visto reforzada por el reciente debate público entre algunos funcionarios sobre la conveniencia de retirar el apoyo a la economía más rápidamente para ayudar a controlar la inflación.

Un barómetro de las expectativas de política monetaria de los inversores, los futuros de la tasa de interés de los fondos federales, había descontado el lunes por la tarde un 100% de probabilidad de que el banco central suba los tipos en julio, frente al 92% de la semana pasada.

La noticia del nombramiento de Powell el lunes también hizo que los rendimientos de los bonos del Tesoro a corto plazo, que son más sensibles a las opiniones sobre las tasas, alcanzaran su nivel más alto desde principios de 2020.

Powell es ampliamente visto como más halcón que la gobernadora de la Fed, Lael Brainard, que también estaba compitiendo por el puesto principal.

Los inversores están "desafiando a la Fed hasta cierto punto y se están preocupando más de que la Fed se quede atrás en la inflación", dijo Mike Sewell, un gestor de carteras de T. Rowe Price.

Sewell está comprando bonos del Tesoro a corto plazo y el dólar estadounidense, apostando a que la Fed tendrá que subir las tasas tres veces el próximo año para controlar la inflación.

El gráfico de puntos con las previsiones del banco central, publicado en septiembre, mostraba que la mitad de los miembros de la Fed preveían un alza de tasas el año que viene.

Los analistas de Jefferies escribieron que el alza del lunes de los rendimientos del Tesoro, que se mueven de forma inversa a los precios, "se basa en la idea de que las perspectivas de un alza de tipos en junio de 2022 han aumentado significativamente tras la repostulación de Powell", aunque el banco cree que es poco probable que se produzca un alza en junio.

Las apuestas por los bonos del Tesoro de menor duración también han atraído a Gary Cloud, gestor de carteras del Hennessy Equity and Income Fund.

"Estamos en una época que los inversores no han visto antes, porque existe una gran incertidumbre sobre si la Reserva Federal actuará a tiempo" para evitar que la inflación se dispare, dijo.

Las opiniones divergentes sobre la agresividad con la que actuará la Fed han contribuido a la volatilidad en los mercados de bonos del Tesoro. El índice ICE Bank of America MOVE, que muestra las expectativas de volatilidad en el mercado de bonos, se encuentra cerca de sus niveles más altos desde abril de 2020.

Mientras tanto, los llamamientos para que la Fed normalice la política monetaria de forma más agresiva provienen ahora de algunos de los propios responsables del banco central, lo que refuerza las opiniones de muchos inversores.

El vicepresidente Richard Clarida dijo a principios de este mes que "un debate sobre el aumento del ritmo al que estamos reduciendo nuestro balance" sería algo a considerar en la próxima reunión de la Fed, mientras que el gobernador Christopher Waller pidió que la Fed duplique la reducción de las compras de bonos, terminando en abril de 2022 para dar paso a una posible alza de las tasas en el segundo trimestre.

Powell, por su parte, ha dicho que la inflación probablemente se reducirá a medida que los cuellos de botella de la cadena de suministro, que han contribuido al alza de los precios, acaben cediendo.

Ha habido algunos indicios de que lo peor de esas interrupciones se está disipando y los costos de transporte marítimo han bajado un tercio en el último mes. Los precios de materias primas como el mineral de hierro y la madera también cayeron.

Otros, sin embargo, insisten en que la inflación sigue subiendo. Adam Abbas, gestor de carteras y codirector de renta fija de Harris Associates, está comprando bonos de empresas como hoteles, que podrían desviar mejor los efectos de una mayor inflación al subir los precios.

Donald Ellenberger, gestor de carteras senior de Federated Hermes, espera que la volatilidad del mercado de bonos persista, ya que la inflación resulta "más pegajosa" de lo que esperaba la Fed. Tiene previsto centrarse en los bonos del Tesoro de menor duración hasta que la nota a 10 años suba al 2,5% o más, un nivel que considera adecuado dada la inflación.

"Durante muchos años el mercado de los bonos del Tesoro estuvo bastante dormido y las tasas no se movían mucho", dijo. "Ahora el mercado no sabe qué hacer ante el hecho de que la inflación persiste durante más tiempo del previsto".

(Reporte de David Randall; reporte adicional de Gertrude Chavez-Dreyfuss y Saqib Iqbal Ahmed; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.