Inversión en la fabricación de semiconductores podría llegar a México: Ebrard

·3  min de lectura
 (Twitter Andrés Manuel López Obrador)
(Twitter Andrés Manuel López Obrador)

Tras la visita a México del secretario de Estado de la Unión Americana Antony Blinken, el canciller mexicano Marcelo Ebrard informó que el gobierno de Joe Biden invitó a su vecino del sur para participar en desarrollo del programa de infraestructura para producir semiconductores, mejor conocidos como “chips” para la industria eléctrica, automotriz y de movilidad.

“Se le hizo la invitación a México al nuevo paquete de inversión que Estados Unidos acaba de anunciar en seminconductores, electromovilidad. Platicamos también sobre lo que será el diálogo de Seguridad en Washington que va a ser en octubre y también se conversó sobre la Cumbre de Líderes de América del Norte, que muy seguramente será en diciembre”, dijo Marcelo Ebrard.

Biden firmó el pasado 9 de agosto una ley para impulsar el desarrollo y la producción de semiconductores en Estados Unidos mediante subvenciones, investigación y desarrollo por más de 52.000 millones de dólares, con el fin de disminuir la dependencia con China de estos productos.

“El futuro de la industria de los chips se hará en Estados Unidos”, sostuvo Biden al firmar el documento.

Estados Unidos y otros países dependen casi por completo de China en materia de producción de semiconductores, cuya escasez se agravó durante la pandemia de covid-19 debido al cierre de fábricas y ciudades enteras en el país asiático.

“Van a trabajar con empresas como Intel para desarrollar investigación, diseño, ensamblaje y para fabricación aquí en México, para asegurar que los microcomponentes que necesitamos para el siglo XXI se produzcan en América del Norte”, aseguró Blinken.

En esta línea, tanto Blinken como la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, buscan en México un aliado para conseguir que la fabricación se haga en este hemisferio y, de preferencia, en este continente. Incluso, destacó la funcionaria, las propias empresas productoras en la Unión Americana han pedido la participación de México para integrar las cadenas de suministro, como sucede con otras industrias.

“Todas las empresas de semiconductores ya nos han comentado que al construir nuevas fábricas en Estados Unidos les gustaría que el resto de la cadena de suministro estuviera en América del Norte. Así que queremos explorar con ustedes cómo podemos alinear nuestras políticas para maximizar toda esa cadena de suministro”, dijo Raimondo.

La ley se alinea con la estrategia del gobierno de Biden para incentivar la transición a los vehículos eléctricos que requieren de los semiconductores para su armado.

La visita de alto nivel, que también consiguió disminuir la presión sobre los temas energéticos que han causado gran controversia en el marco del T-MEC, abrió una oportunidad que podría resultar en miles de empleos, desarrollo y crecimiento económico para México, según destacó Ebrard.

“México le toma la palabra a los ofrecimientos que ha hecho Estados Unidos. Nos han hecho una invitación de la manera más intensa posible y esto significa más empleo, integración y futuro”, aseguró el canciller.