Inundaciones en Pakistán: en Nowshera, los damnificados luchan por sobrevivir

·1  min de lectura

En Pakistán, más de 33 millones de personas se han visto afectadas por las inundaciones. La lluvia ha cesado y en algunos lugares el agua está empezando a bajar. Los esfuerzos de socorro continúan, ya que la ayuda humanitaria se está entregando con cierta dificultad. Informamos desde Nowshera, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en el noroeste de Pakistán, donde algunas personas han podido regresar a sus hogares dañados.

Con nuestra corresponsal especial en Nowshera, Sonia Ghezali.

Los residentes de Hassanabad pasan horas raspando el suelo de barro de sus casas. "Llevo limpiando desde ayer, pero mira: todo sigue sucio", se lamenta Obaidullah. Pudo volver a su casa hace dos días; dentro, todo está cubierto de barro, las camas están rotas, los muebles volcados.

En la casa de al lado, Walayat Shah está cubierto de barro hasta el pecho. Señala la marca de agua en las paredes de más de dos metros de altura: "Las inundaciones lo han destruido todo. El agua llegó hasta aquí. Toda esta pared se ha agrietado, mira", dice.

Ayuda gubernamental insuficiente

Nos lleva a una de las habitaciones. "Ves que el suelo aquí se ha derrumbado. Nos llevará al menos seis meses reconstruir nuestra casa. El gobierno sólo ha prometido 25.000 rupias [100 euros], lo que no es suficiente. Es como dar un grano de arroz a un hambriento", señala.

Es un desastre que probablemente se repita, y los habitantes del distrito de Nowshera son muy conscientes de ello. Pero no tienen más remedio que quedarse allí.

Medio millón de personas sin hogar


Leer más sobre RFI