Inundaciones y desprendimientos de tierra en Filipinas dejan 42 muertos y decenas de desaparecidos

Foto del viernes de la Guardia Costera de Filipinas evacuando residentes en la provincia de Maguindanao

Por Karen Lema

MANILA, 28 oct (Reuters) - Los equipos de búsqueda y rescate filipinos sacaron el viernes cadáveres del agua y del espeso lodo, elevando a 42 el número de fallecidos por las inundaciones y los corrimientos de tierra provocados por una tormenta, y se teme que haya decenas de cuerpos más enterrados.

Se recuperaron 11 cuerpos en la provincia meridional de Maguindanao, que fue duramente golpeada por la inminente llegada de la tormenta tropical Nalgae, dijo Naguib Sinarimbo, ministro del Interior de la Región Autónoma de Bangsamoro, en Mindanao.

Las operaciones de rescate se suspendieron de manera temporal durante la noche y se reanudarán el sábado por la mañana, dijo Sinarimbo, ya que se teme que haya más personas aún atrapadas bajo el lodo y las aguas de la inundación, en particular en la ciudad de Datu Odin.

"Basándonos en la evaluación sobre el terreno, en ese lugar concreto, había muchos (que quedaron sepultados). El número podría llegar a 80, pero esperamos que no llegue a esa cifra", dijo Sinarimbo por teléfono.

Las autoridades han evacuado a miles de personas de la trayectoria de Nalgae, que podría tocar tierra el viernes por la noche en la provincia de Samar, en el centro de Filipinas, según las autoridades.

Sinarimbo dijo que las lluvias en la provincia de Maguindanao superaron las expectativas. "Se hicieron preparativos, pero desgraciadamente, las lluvias fueron más de lo que la gente esperaba", señaló.

En otra provincia del sur, Sultan Kudarat, los rescatistas utilizaron botes de goma para llegar a los residentes atrapados en aguas que les llegaban al pecho, según mostraron imágenes compartidas por la guardia costera.

Los corrimientos de tierra y las inundaciones son frecuentes en Filipinas, debido en parte a la creciente intensidad de los ciclones tropicales que azotan regularmente el país. Filipinas sufre una media de 20 tifones al año.

Nalgae, con vientos de 75 kilómetros por hora, obligó a cancelar vuelos justo cuando miles de personas planeaban viajar a sus ciudades de origen para celebrar el Día de Todos los Santos. También se cerraron los colegios y algunos puertos vieron paralizadas sus operaciones.

La tormenta podría intensificarse aún más mientras se desplaza sobre el mar de Filipinas, dijo la oficina meteorológica.

(Editado en español por Carlos Serrano)