Estupor en Quilmes: detuvieron a un empleado de un colegio por un caso de abuso sexual

·5  min de lectura
Instituto Benito Gonzalez en Bernal Oeste. Padres denunciaron un caso de abuso de una alumna por el contador del colegio
Gerardo Viercovich

Los padres de alumnos del Instituto Benito González, en Bernal, en la localidad bonaerense de Quilmes, se reunieron esta mañana en la puerta del establecimiento ubicado en Viejo Bueno al 1200. Estaban indignados por el supuesto abuso a una chica de nueve años por parte de quien sería el hijo de la propietaria del colegio. También estaban preocupados por la escolaridad de sus hijos. La primaria permanece cerrada y no sabían cuándo volvería a abrir sus puertas porque, además del acusado, como señalaron, la Justicia debería interrogar a todos los docentes y temían que otros niños hayan sido abusados.

La causa la lleva la Unidad Funcional de Instrucción Nº8, que está a cargo del fiscal Alejandro Ruggeri, y fue quien pidió la detención del acusado, que se desempeña como empleado administrativo en el establecimiento, por el delito abuso sexual gravemente ultrajante. Finalmente, esta tarde el hombre, cuya identidad no trascendió, fue aprehendido. La noticia logró descomprimir la tensión en el grupo de padres, que ayer protagonizaron incidentes con la policía bonaerense en la puerta de la escuela.

LA NACION accedió a un audio de WhatsApp que envió al grupo general de padres la madre de otra alumna. La mujer, a partir de la difusión del hecho, le preguntó a su hija si conocía al supuesto abusador. La chica le relató que sí y que le pedía a las alumnas que le abrieran la puerta a sus compañeras cuando estaban adentro de los cubículos del baño y al mismo tiempo les decía que no le dijeran nada a “la seño”. En el audio la niña describe al acusado como el “nene malo”.

Instituto Benito Gonzalez en Bernal Oeste. Padres denunciaron un caso de abuso de una alumna por el contador del colegio
Gerardo Viercovich


Padres denunciaron un caso de abuso de una alumna por un empleado del colegio (Gerardo Viercovich/)

Los padres desconfían de todos. Algunos piden que renuncien el plantel docente y los directivos, mientras que otras voces son más calmas.

“Sin el tren no comemos”. El recorrido que podría desaparecer por el avance de las villas sobre las vías

Según la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense, la directora del establecimiento informó a la la Jefatura Regional Nº4 de la Dirección de Educación de Gestión Privada sobre la denuncia el martes pasado. A partir de ese día, comenzó una investigación. Al día siguiente, un grupo de inspectores entrevistaron en el colegio a directivos, docentes y auxiliares. El organismo tiene cinco días hábiles para concluir el trabajo y emitir un dictamen.

“Dicen que las maestras no dejaban ir al baño a los alumnos en horario de clases porque estaba el tipo este. Esto quiere decir que los docentes desconfiaban de él o que algo sabían, por eso creo que ellos también deberían ser indagados. No confiamos en nadie, esperamos que las autoridades intervengan, por ahora no apareció nadie”, señaló Joel Céspedes, padre de dos alumnos de cinco y siete años que cursan en la institución.

Él describió al acusado como un “tipo raro” que siempre fumaba adentro de la escuela. “El tipo hacía lo que quería, porque era el hijo de la dueña”, dijo Céspedes.

Instituto Benito Gonzalez en Bernal Oeste. Padres denunciaron un caso de abuso de una alumna por el contador del colegio
Gerardo Viercovich


Joel Céspedes, padre de dos alumnos de cinco y siete años que cursan en la institución. (Gerardo Viercovich/)

La reconstrucción cronológica que hacen los padres del hecho es que la chica habría sido abusada el viernes pasado y recién el martes la madre radicó la denuncia. Según los padres que estaban en la puerta de la escuela, la madre le informó a la directora que había denunciado el hecho, pero ella no le habría dado importancia y frente a su inacción y la presencia de un posible abusador dentro del colegio decidió transmitirle su preocupación al resto de los padres. Y eso generó la masiva convocatoria que se vio ayer y que culminó con fuertes incidentes entre los padres y la policía bonaerense.

“Con mi nene habló un montón y él me dijo que nunca tuvo contacto con este tipo. Además del abuso, ahora tampoco sabemos cuándo van a volver a tener clases, porque no sé si había docentes que sabían algo y, por otro lado, la madre del supuesto abusador es la dueña del colegio. Entonces, no sé cómo se va a resolver esta situación”, lamentó Micaela Foloñez, cuyo hijo de siete años asiste al colegio.

“El panorama es desastroso. Si la dueña apañaba las conductas de su hijo estamos en una situación sin salida. Ningún padre va a querer dejar a su hijo en esta escuela y pagarle una cuota a ella. Por otro lado, muchos padres piensan que los docentes tendrían que haber denunciado las conductas inapropiadas del tipo. No sé, tal vez nunca lo vieron o nunca se animaron a denunciar, habrá que investigar”, dice Roxana, la madre de un alumno de seis años.

Sobre los casos de abuso que se dan en el ámbito escolar, Martín Zurita, secretario ejecutivo de la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la Provincia de Buenos Aires (Aiepba), señaló: “La complejidad de nuestra realidad social demanda que las organizaciones educativas también se especialicen en prevenir, contener y canalizar situaciones escolares. La escuela es un referente social al que se le demanda un proceder profesional, y está bien que así sea porque simplemente aplicar un protocolo o apartar a los acusados no es suficiente. Pero a pesar de todo lo que pueda hacerse bien desde la institución, tampoco alcanza, el Estado debe actuar con el mismo grado de profesionalismo bajo la guía de funcionarios capacitados en resolución de conflictos. Cuando no todos los actores de la educación están preparados para afrontar estos fenómenos, las víctimas se multiplican”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.