Interna oficialista en Bolivia: Evo Morales lanza una ofensiva contra el presidente Luis Arce, su heredero político

·4  min de lectura
El expresidente de Bolivia Evo Morales y el nuevo candidato del MAS, Luis Arce
DPA

LA PAZ.- La relación entre el expresidente de Bolivia Evo Morales y su heredero político, el actual presidente, Luis Arce, se encuentra en tensión luego de que el exmandatario apuntara públicamente contra el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, a quien reclamara por la falta de obras y cuestiona su permanencia en el puesto.

“Escuché de los compañeros que no están llegando obras. Primera vez que escucho que no están llegando obras”, dijo Morales desde una radio de los cocaleros en la región central de Bolivia tras enviarle una carta a Arce para evaluar la gestión del titular de Gobierno, a quien Morales acusa de un deficiente desempeño.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, a la izquierda, y el expresidente Evo Morales, asisten al 26to aniversario del partido Movimiento al Socialismo, MAS, en La Paz, Bolivia, el lunes 29 de marzo de 2021.
El presidente de Bolivia, Luis Arce, a la izquierda, y el expresidente Evo Morales, asisten al 26to aniversario del partido Movimiento al Socialismo, MAS, en La Paz, Bolivia, el lunes 29 de marzo de 2021.


El presidente de Bolivia, Luis Arce, a la izquierda, y el expresidente Evo Morales, asisten al 26to aniversario del partido Movimiento al Socialismo, MAS, en La Paz, Bolivia, el lunes 29 de marzo de 2021.

Morales cuenta con el respaldo del principal sindicato de cocaleros, del que es titular. Otro sindicado de la región amenazó con iniciar protestas con cortes de rutas si Arce no escucha el pedido de destituir al titular de Gobierno.

El exmandatario es líder del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) que controla la mayoría en la Asamblea Legislativa. No obstante, la semana pasada perdió una batalla política al no lograr que los legisladores censuraran a del Castillo.

Desde la oposición denunciaron que el MAS llevó al Legislativo sus conflictos internos dentro del partido, respondiendo a órdenes de Morales de interpelar a del Castillo. El funcionario fue apoyado por 77 de los 145 legisladores y se evitó ir a una votación de censura por presuntas irregularidades en pagos de suelo “adelantados” a oficiales de la Policía.

“El gran perdedor es Evo Morales, pero lo lamentable es que los parlamentarios de oposición y los bolivianos hemos tenido que ver cómo el MAS armó un circo en el Parlamento para dirimir disputas internas”, lanzó el diputado de Creemos Erwin Bazán.

Por su parte, Arce respaldó hoy la gestión de su ministro durante una ceremonia pública y evitó hacer comentarios sobre las discrepancias en su gobierno. Líderes oficialistas reconocieron las disputas, pero rechazaron que haya divisiones.

 El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo
El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo


El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo

Para la minoritaria y dividida oposición política las disputas están motivadas por pugnas de poder y por el liderazgo del partido oficialista con miras a las elecciones presidenciales de 2025, dado que Arce está habilitado a postularse a una reelección consecutiva.

Arce fue el cerebro del modelo económico de Morales que dio al país estabilidad y crecimiento durante el auge de las materias primas y como mandatario ha seguido la política de su mentor con una economía estatista.

Tras más de una década en el poder (2006-2019) Morales renunció en 2019 en medio de un estallido social que costó la vida de 37 personas tras acusaciones de la OEA de fraude electoral en los comicios de ese año en los que buscaba un cuarto mandato consecutivo. A su regreso del exilio retomó el liderazgo del principal sindicato cocalero y del MAS.

Juicio a Añez

En paralelo, la defensa de la expresidenta derechista boliviana Jeanine Añez, acusada de ejecutar un golpe de Estado contra su antecesor, presentó ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) un recurso para frenar la reanudación del juicio en su contra.

Añez presentó “un recurso de queja ante el TCP, conforme a procedimiento constitucional, ante la omisión deliberada del Tribunal Constitucional de pronunciarse sobre el fondo de ilegalidad del juicio contra la ex Presidenta”, que podría demorar el juicio - programado para hoy en la tarde - hasta que un juez decida sobre el pedido de la defensa.

Jeanine Añez, ayer, al asumir la presidencia, en La Paz
Jeanine Añez, ayer, al asumir la presidencia, en La Paz


Jeanine Añez al asumir la presidencia de Bolivia

Los abogados sostuvieron que el TCP no se pronunció sobre el pedido de declarar la inconstitucionalidad de los delitos que se le atribuyen a Añez: incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes.

La Fiscalía pretende pedir una condena de 15 años de prisión, mientras Añez alega que no debe ser sometida a estos juicios, sino a un juicio de responsabilidad o de privilegio como expresidenta.

Añez enfrenta varios juicios simultáneos, entre ellos los denominados “caso Golpe de Estado I” y “caso Golpe de Estado II”. El caso I es por sus actos como presidenta y el II por sus actos como senadora. El primero está detenido en el Parlamento.

Agencias AP y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.