Intercambio de criptomoneda FTX presenta petición de quiebra

CRIPTO-FTX (AP)
CRIPTO-FTX (AP)

En menos de una semana FTX pasó de ser el intercambio de criptomonedas más grande del mundo al tribunal de bancarrota.

El asediado intercambio de criptomonedas, faltante de miles de millones de dólares, busca protección por bancarrota después de experimentar el equivalente cripto de un pánico bancario. FTX, su fondo de cobertura subsidiario Alameda Research y decenas de empresas más presentaron una petición de quiebra en Delaware la mañana del viernes.

El director general y fundador, Sam Bankman-Fried, renunció, informó la empresa. Según cálculos recientes, Bankman-Fried tenía un patrimonio de 23.000 millones de dólares y ha sido un gran donante político para los demócratas. Su patrimonio neto prácticamente se ha esfumado, según Forbes y Bloomberg, que siguen de cerca el valor neto de las personas más ricas del mundo.

Bankman-Fried también tiene otros problemas. El jueves, una persona familiarizada con el asunto dijo que el Departamento de Justicia y la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos investigan a FTX para determinar si hubo actividad delictiva o se cometieron infracciones de seguridad. La persona no podía proporcionar detalles de las investigaciones públicamente y habló con The Associated Press bajo condición de anonimato.

La investigación se centra en la posibilidad de que FTX pudo haber usado los depósitos de clientes para financiar apuestas en Alameda Research. En los mercados tradicionales, se espera que los corredores de bolsa separen los fondos de los clientes de otros bienes empresariales. Los reguladores pueden sancionar las infracciones.

Hace unos días, FTX había acordado venderse a su rival más grande Binance después de experimentar el equivalente en criptomonedas a un pánico bancario. Los clientes huyeron del intercambio ante temores de que FTX no tuviera suficiente capital.

El mundo cripto tenía esperanzas de que Binance, el intercambio de criptos más grande del mundo, pudiera rescatar a FTX y sus depositantes. Sin embargo, después de que Binance tuviera la oportunidad de revisar los libros contables de FTX, se volvió evidente que sus problemas eran demasiado grandes para resolverse y dio marcha atrás.