Nunca he intercambiado mi cuerpo a cambio de algo: Rebecca de Alba

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 14 (EL UNIVERSAL).- La conductora Rebecca de Alba tiene varios mandamientos de "mujer chingona" que rigen su vida, entre ellos, hay uno por el que dice, se ha ganado fama de ser sangrona, mamona o inalcanzable, pero dice, es algo que no le pesa en absoluto, pues no lo es.

"Para nada es eso, tengo esa imagen porque soy más seria, un poco más tímida. Lo que se me ha criticado, pero al mismo tiempo la gente respeta es que soy demasiado seria o inalcanzable o sangrona, pero me da igual, y sobre todo que nunca he intercambiado mi fabuloso cuerpo, fabulosa simpatía y compañía a cambio de algo que no me gané en el medio, mi carrera me la he ganado a pulso, como todas", dijo durante una conferencia de prensa del proyecto "Los mandamientos de una mujer chingona", junto a Susana Zabaleta y Adela Micha.

Rebecca es conductora de "MasterChef Celebrity" y recientemente se contagió de Covid-19, sin embargo, se recuperó y ya está de vuelta en las grabaciones, también trabajando en este proyecto que se presentará el próximo 7 de octubre en el Pepsi Center de la Ciudad de México, con dos funciones.

Susana comentó que las mujeres y en general, las personas chingonas, están hechas no sólo de sus triunfos, sino también de sus fracasos, y compartió que tal vez, su fracaso más grande fue su matrimonio.

En el caso de Rebecca, su "fracaso" más grande, dijo, pudiera estar relacionado con el hecho de no casarse y no ser madre, pero ni siquiera es que así lo sienta ella, sino que los otros lo ven de esa forma.

"No fui madre porque no pude ser madre, para mucha gente, el fracaso creo, más que algo personal, la gente considera que ciertas cosas que has vivido han sido un fracaso, sobre todo los hombres me han preguntado por qué no quise ser madre, como si fuera algo en lo que fracasé, y en el fondo no pude, habemos millones de mujeres que no pudimos ser madre, y en el caso del matrimonio, pues todavía no me he muerto, en una de esas me aviento. Yo no lo veo como un fracaso, pero otra gente lo ve".

Susana también compartió lo que para ella sí fue un fracaso.

"Para mí, mi matrimonio. Yo pensé que me iba a morir con mi marido, a envejecer con mi marido, pero bueno, yo soy una estúpida soñadora, y seguiré siendo así, pero yo creo que ese es uno de mis peores fracasos, además soy de Monclova (Coahuila) y allí se ven muy mal vistos los divorcios".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.