El Inter aún no tiene los votos para un estadio y un complejo comercial en Miami

·6  min de lectura
ARQUITECTONICA/ARQUITECTONICAGEO/MANICA

En los días previos a una votación crucial sobre un plan para convertir un campo de golf municipal en un enorme centro comercial y un estadio de fútbol para el Inter Miami, parece que los comisionados aún no están preparados para votar a favor del acuerdo.

Después de meses de retrasos, se espera que los comisionados de Miami discutan el jueves al menos los términos del acuerdo sin licitación para Miami Freedom Park, un proyecto de $1,000 millones que podría reemplazar el campo de golf de Melreese con un centro comercial, un hotel, un parque de oficinas, un estadio con 25,000 asientos y un parque público de 58 acres. Los dueños de la franquicia de la Major League Soccer de Miami, entre los que están los magnates de negocios Jorge y José Mas y el futbolista retirado David Beckham, quieren arrendar los terrenos propiedad de la ciudad 99 años para construir el proyecto.

El plan, que forma parte de la agenda del alcalde Francis Suárez desde que fue elegido en 2017, requiere la aprobación de cuatro de los cinco comisionados. El comisionado Manolo Reyes se ha comprometido repetidamente a oponerse al proyecto desde su inicio en 2018. En los últimos días, los cuatro comisionados restantes le han dicho al Miami Herald que todavía están revisando los detalles o que aún no han tomado una decisión.

“Como comisionada del Distrito 5, el distrito más pobre de la ciudad de Miami, es mi responsabilidad garantizar que nuestros residentes y vecindarios se beneficien de cualquier proyecto de la ciudad”, dijo la presidenta de la Comisión, Christine King, el viernes. “Al día de hoy, no he decidido mi voto. Sin embargo, creo que este proyecto tiene el potencial de proporcionar 99 años de oportunidades para todos los distritos; estoy analizando específicamente cómo este proyecto beneficiará al Distrito 5”.

Los comisionados podrían usar la reunión del jueves como plataforma para revelar sus problemas con el acuerdo y exigir condiciones específicas a los dueños de Inter Miami. El comisionado Joe Carollo ha negociado en el pasado tarifas más altas durante las reuniones públicas de empresas privadas que quieren usar terrenos de propiedad de la ciudad, como el Ultra Music Festival.

El lunes, Carollo dijo que todavía estaba revisando los cientos de páginas de documentos legales que comprenden tres propuestas de acuerdos de arrendamiento entre la ciudad y los dueños de Inter Miami. Sugirió que en la reunión del jueves se debatirá más el proyecto que la dirección de una votación rápida.

“Absolutamente, habrá una discusión sobre los términos”, dijo Carollo. “En este momento, no creo que estemos cerca de una votación al respecto. Eso no debe interpretarse como que estoy en contra del proyecto”.

Cada uno de los comisionados dijo que, en general, están a favor de un “buen acuerdo” para que la ciudad reconstruya Melreese y se convierta en un complejo que acoja los partidos de Inter Miami en casa, pero ninguno se comprometió a apoyar los términos que se han hecho públicos desde hace casi cinco meses.

“Aún estoy revisando los detalles porque, al final, el diablo está en los detalles”, dijo el comisionado Alex Díaz de la Portilla, cuyo distrito incluye a Melreese.

El acuerdo se mantiene sin cambios

El comisionado Ken Russell dijo que no votaría para aprobar el contrato de arrendamiento a menos que sea bueno para Miami, al tiempo que aludió a los términos que negoció con Mas y sus socios en 2018 antes de un referéndum en el que se preguntó a los votantes si la ciudad debía omitir el proceso normal de licitación y negociar un contrato de arrendamiento de un siglo únicamente con los hermanos Mas y Beckham. El referéndum fue aprobado con cerca del 60% de apoyo.

En ese momento, Russell exigió que se reservaran millones para los planes Baywalk y Riverwalk de Miami, que llevan mucho tiempo paralizados, y que los empleados de Miami Freedom Park recibieran un salario digno.

“Dejé constancia de todos mis criterios hace cuatro años, cuando se presentó a la votación”, dijo Russell.

Declaraciones recientes sugieren que Russell no está cerca de votar “sí”.

Russell también declaró que quiere ver un plan razonable para reemplazar los terrenos del parque que serán recalificados para construir el estadio, el hotel y el parque de oficinas. En una reciente reunión de la comisión, Russell declaró por primera vez su descontento con el plan preliminar para reemplazar unos 20 acres de terreno de parque recalificado con parcelas propiedad de la ciudad en Virginia Key y en Allapattah, Edgewater y La Pequeña Habana.

“Estoy absolutamente insatisfecho con la situación en que se encuentra Freedom Park en cuanto a su política de no pérdidas”, dijo Russell. “No lo había dicho antes, pero lo digo ahora”.

Carollo también hizo hincapié en que su postura no es una respuesta a ninguna de las recientes oposiciones a Miami Freedom Park.

“Esto no tiene nada que ver con el ruido que algunos intentan crear”, dijo. “Nadie va a presionarme para que vote a favor o en contra de algo”.

El comisionado no dio nombres, pero los críticos más fuertes del acuerdo en la última semana han sido el documentalista Billy Corben y David Samson, el ex ejecutivo de los Miami Marlins que negoció el muy criticado acuerdo para construir un parque de béisbol para el equipo con un plan de financiación pública que ha dejado a los contribuyentes con un gasto de casi $2 mil millones en pagos de préstamos.

Corben produjo un vídeo en el que Samson arremete contra la propuesta del Miami Freedom Park, añadiendo una dosis de controversia al debate la semana antes de la votación. Un aspecto del acuerdo que suscitó críticas incluso antes del video de Samson es el alquiler mínimo que Inter Miami pagaría a la ciudad.

La ciudad y Jorge Mas negociaron un suelo de alquiler en 2018, que se incluyó en el referéndum en el que los votantes autorizaron a la ciudad a negociar el acuerdo sin licitación. Según los acuerdos finales propuestos que se publicaron en enero, la cantidad de alquiler mínima no ha cambiado. Según la propuesta, los dueños de Inter Miami deberían a la ciudad $3.57 millones anuales o el 5% de los ingresos brutos del proyecto, lo que sea mayor, y los aumentos de alquiler tendrían un tope de no más de 4% por año. Mientras tanto, los precios de los inmuebles y los alquileres se han disparado en Miami desde 2018.

Mas ha defendido con vehemencia el suelo de la renta, argumentando que la cifra se establece por encima del valor justo de mercado evaluado en múltiples tasaciones, y el plan financiado privadamente haría que los dueños del equipo pagaran $101 millones en mejoras para el terreno contaminado de Melreese, incluyendo el acondicionamiento medioambiental y otras mejoras de infraestructura.

En enero, Díaz de la Portilla sugirió que podrían ser necesarias nuevas tasaciones de los terrenos para evaluar un alquiler de mercado justo. El lunes, el administrador de la ciudad, Art Noriega, confirmó que se está llevando a cabo una nueva tasación ordenada por la ciudad, y que no se espera que esté terminada para el jueves.

“La decisión se tomó internamente hace más de un mes”, dijo Noriega.

Noriega, uno de los principales negociadores de la ciudad en el acuerdo, dijo que no espera que los términos de la actual propuesta del Miami Freedom Park cambien antes de la reunión del jueves, haciéndose eco de un portavoz de Suárez.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.