Para el Inter Miami el partido más importante es el próximo. Una mirada a lo que le espera en este final

·3  min de lectura

Después del la derrota ante el Columbus Crew del pasado miércoles 31 de agosto, el Inter Miami quedó en el 7mo puesto, el último que da derecho a jugar los playoffs, pero no jugó este fin de semana y sus rivales le sobrepasaron para caer al 9no puesto de la Conferencia Este.

Ahora con 36 puntos (10-6-12) el Inter tiene por arriba al Crew (6to con 40), a New England (7mo con 38 y un partido más) y a Cincinnati (8vo con 38).

Al equipo de Miami solo le restan seis partidos, tres de ellos en casa y tres fuera comenzando este sábado 10 de septiembre en Chicago ante el Fire (32).

Luego recibe el martes 13 a Columbus, visita el 18 al DC United (26) y el 30 al Toronto (34), para cerrar la campaña regular en el DRV PNK Stadium el 5 de octubre ante Orlando (42), y el 9 de octubre ante un Montreal (52), seguramente ya clasificado.

Ahora el Inter no solo tiene que ganar si no que depende de que los clubes de la punta pierdan.

Sus tres juegos en la carretera son ante equipos que están por debajo de ellos en la tabla y necesita convertirlos en victorias, al igual que los tres que tiene en casa.

Si gana cuatro y empata dos debería clasificar para los playoffs. Pero para ello no se puede errar en nada, ni en la alineación por parte del entrenador Phil Neville, ni en defensa y sobre todo hay que marcar goles.

El regreso de Alejandro Pozuelo, quien se perdió el partido ante el Crew tras la roja ante los Red Bulls, y el buen momento de Gonzalo Higuaín son buenas señales de cara al gol.

No basta con tratar de mantener la puerta invicta, sino que a partir de ahora hay que jugar bien y poner el modo playoffs para enfrentar estas seis “finales”.

Para ayudarlos, Neville debe mantener en el once a Bryce Duke y Robert Taylor, además de Gregore y Jean Mota en el centro de la cancha. Los cambios solo deben ser los de Leo Campana, si ya está recuperado, y Coco Jean.

Ariel Lassiter, Indy Vassilev y Emerson Rodríguez, al igual que Víctor Ulloa solo deberían entrar si el partido está decidido.

La defensa debe ser la misma con DeAndre Yedlin, Damion Lowe, Rayan Saylor y Chris McVey, con minutos para Kieran Gibbs.

Mientras en la puerta da igual si pone a Nick Marsman o Drake Callender, siempre estará bien protegida.

Este martes 6 de septiembre el Inter ofreció a sus aficionados una práctica abierta al público en el DRV PNK Stadium para mostrar como se preparan para el siguiente partido, sus habilidades y la intensidad con que se emplean. El publicó pudo apreciar no solo el desenvolvimiento de los habituales, sino de aquellos que son suplentes.

Uno de ellos es el hijo del entrenador, el versátil Harvey Neville, quien llegó recientemente al primer equipo como lateral derecho, también Aime Mabika otro producto de la cantera, así como Noah Allen, Modesto Méndez, Dairon Reyes, Shaan Hundal o Romeo Beckham.

El Inter es un equipo creado para brillar en la élite de la MLS, pero en sus dos primeras temporadas ha fracasado y ni la afición ni los propios dueños soportarían una nueva caída.

En esta campaña navegaba en el mar der la mediocridad antes de la llegada de Pozuelo, que podría rescatar a este barco a la deriva y encausarlo a la postemporada.

Unas vez allí, cualquier cosa puede pasar, porque a este club de Miami no se le ha visto jugar mal ante los de arriba. Pero primero hay que clasificar y el próximo partido siempre será el más importante.