Tras el intento de magnicidio a Cristina, el Gobierno ya debate una nueva “ley del odio” para limitar a los medios

·4  min de lectura
Victoria Donda y Alberto Fernández
Victoria Donda y Alberto Fernández - Créditos: @Presidencia

Mientras se aceleran las investigaciones judiciales en torno al atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner en la puerta de su departamento en Recoleta, desde el kirchnerismo se acentúa por estas horas el debate en torno a la necesidad de una ley que regule los “discursos del odio” , a los que el Gobierno relaciona con algunos medios de comunicación y la oposición política.

El senador kirchnerista José Mayans; la titular del Inadi, Victoria Donda; la portavoz presidencial Gabriela Cerruti y el asesor presidencial Alejandro Grimson se expresaron durante el fin de semana en relación a la “necesidad” de esa nueva legislación, que reconoce para algunos de ellos como antecedente válido la cuestionada ley del odio, aplicada por el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, y seriamente cuestionada por la oposición, mientras otros referentes se inclinan por una ley inspirada en experiencias europeas.

Atentado a Cristina Kirchner: la justicia sospecha que el atacante no actuó solo y decretó el secreto de sumario

“Hay gente que se sienta en un programa de televisión, te estigmatiza y no hay forma de defensa”, dijo Mayans -que también pidió la reelección de Cristina y frenar el juicio de Vialidad- en declaraciones a Radio 10, y de inmediato hizo alusión a la ley venezolana. Un rato después, y por la misma emisora, el propio Maduro defendió esa ley, que data de 2017, al afirmar que promueve que la sociedad “entre al combate de las ideas”, especialmente en contraposición a las redes sociales.

“Hay periodistas con nombre y apellido que son partícipes necesarios muy centrales de la construcción del odio en Argentina y que hagan una autocrítica y que ese discurso que les genera uno o dos puntos más de rating tiene profundas consecuencias sociales, discursos que generan otros discursos de persecución, de expulsión y de exterminio” , coincidió Cerruti el sábado, desde el Congreso, en diálogo con LN+.

Los términos y figuras penales que se aplican en la “ley contra el odio” en Venezuela “son tan amplios y vagos, que cualquier expresión puede ser enmarcada dentro de esta figura, lo que otorga una discreción amplia para interpretar la norma”. Así lo afirma la ONG Espacio Público en el informe publicado en mayo de 2021 sobre el uso de la norma impulsada por el chavismo en 2017.

La vaguedad de su contenido fomenta la arbitrariedad en su aplicación por parte de funcionarios, lo que promueve el abuso del poder y las violaciones a los derechos humanos”, insiste el informe, que advierte sobre el “efecto inhibitorio” de la norma sobre “los espacios democráticos ya escasos” en Venezuela. Dentro de un total de 60 víctimas identificadas en estos tres años, los principales son “trabajadores públicos y de la salud con dieciocho (18), trabajadores de los medios de comunicación, con dieciséis (16), diez particulares, nueve activistas y miembros de ONG, cinco que involucran a infociudadanos y población en general, y dos medios de comunicación”, agrega la ONG.

“Las y los periodistas y la dirigencia tienen un rol social que les endilga una responsabilidad democrática; no pueden hacerse los inocentes o los sorprendidos ”, escribió Donda en una columna publicada por Infobae. “Por eso nos urge como sociedad tener una herramienta legal que sancione estas construcciones discursivas. Existe en Francia. Existe en Alemania. Debería existir en Argentina”, sostuvo la funcionaria.

Golpe para la causa: el teléfono del agresor de Cristina fue reseteado cuando buscaban desbloquearlo y podría perderse una prueba clave

En el caso de Grimson, el politólogo y asesor afirmó que “Argentina tiene que avanzar en la limitación de los discursos del odio para lograr convivencia democrática sin violencia” y sostuvo que eso debería “plasmarse en una ley o en un conjunto de leyes”, como han hecho otros países. Según fuentes del Gobierno, Grimson tiene en la mira el caso de Angela Merkel, la canciller alemana que impulsó una legislación “contra el discurso extremista” durante una recordada presentación ante el parlamento alemán, en la que sostuvo que “la libertad de expresión tiene sus límites, que empiezan cuando se propaga el odio”.

Desde el Gobierno aseguran que las ideas están “en debate”, y que el proyecto de ley que surgiera -aún no hay ninguno presentado en el Congreso- “debería salir por consenso con la oposición, porque está en juego un nuevo acuerdo democrático en el país” luego del atentado contra la vicepresidenta. De todos modos, se mostraron escépticos sobre un eventual apoyo de los “halcones” de Juntos por el Cambio y sí expresaron su “esperanza” de un eventual apoyo de la UCR.