Intentamos aprobar una ley en Colorado para detener los tiroteos masivos. Recuerda eso hoy

Carli Pierson
·5  min de lectura
<p>Trabajadores de la salud salen de una tienda de comestibles King Sooper's después de que un hombre armado abrió fuego el 22 de marzo de 2021 en Boulder, Colorado. Decenas de policías respondieron al tiroteo de la tarde en el que al menos un testigo describió a tres personas que parecían estar heridas, según informes publicados. </p> (Foto de Chet Strange / Getty Images)

Trabajadores de la salud salen de una tienda de comestibles King Sooper's después de que un hombre armado abrió fuego el 22 de marzo de 2021 en Boulder, Colorado. Decenas de policías respondieron al tiroteo de la tarde en el que al menos un testigo describió a tres personas que parecían estar heridas, según informes publicados.

(Foto de Chet Strange / Getty Images)

"¿Mamá dondé estas?" esas fueron las primeras palabras que salieron de mi boca después de que llamé por teléfono a mi madre de 72 años. Mi madre vive en las afueras de Arvada, Colorado, que limita con Boulder, la ciudad donde diez personas murieron ayer en otro tiroteo masivo y la ciudad donde, solo diez días antes, un juez local bloqueó una ordenanza de la ciudad de 2018 que prohibía el uso de armas de servicio militar. La NRA (Asociación Nacional del Rifle) aplaudió la decisión del juez (y saltó para defender la posesión de armas a raíz del posterior tiroteo masivo). Según los informes, el tirador de ayer usó un rifle.

Mi mamá me había dicho que iba a intentar salir a caminar ayer, y tal vez pasar por la biblioteca y la oficina de correos. Se había advertido a los residentes de las áreas circundantes que se refugiaran en el lugar mientras la policía buscaba al tirador activo, y eso me preocupó. Sabía que si estaba en casa estaría a unos veinte minutos de Table Mesa King Soopers, donde ocurrió el tiroteo. Pero ¿y si no lo estaba? ¿Qué pasaría si eligiera hoy ir a ver a su médico de salud integral, cuya oficina está en la calle del supermercado, y decidiera pasar a comprar algunos productos?

Resultó, después de una identificación esta mañana, que el presunto tirador vivía en Arvada, ese mismo pequeño suburbio que mi madre. Esa era una posibilidad que ni siquiera había contemplado.

Para aquellos de ustedes que lean este artículo desde su escritorio o cama en otro país, deben tener en cuenta el contexto en los EE.UU. si bien la mayoría de los tiroteos masivos aquí son actos de violencia doméstica y ocurren en hogares privados, cualquier lugar es un juego limpio para un tiroteo masivo público: escuelas secundarias, preescolares, templos, iglesias, mezquitas, edificios de oficinas, hogares de ancianos, salas de redacción, cines, conciertos, y ahora mi barrio King Soops, ningún lugar es seguro. Es ridículamente fácil conseguir un arma aquí, incluso como agresor doméstico condenado o alguien bajo una orden de restricción por violencia de pareja íntima. Obtener un arma de fuego es mucho más fácil que recibir atención médica en la tierra de Lady Liberty.

"Refugiarse en su lugar, cerrar las puertas con llave, estar atentos a las noticias". Nuestros políticos nos recuerdan qué hacer cuando hay un "tirador activo en las instalaciones", pero no tomarán medidas sobre el control de armas. No tomarán medidas después del tiroteo de ayer; no tomarán medidas después del asesinato en masa de la semana pasada en el que ocho personas murieron a tiros en lo que parecía ser un feminicidio por motivos raciales en el área de Atlanta en Georgia. Y culpo a nuestros representantes electos y a las leyes que permiten a los cabilderos redactar leyes por cada muerte relacionada con armas de fuego. Cada vida arruinada y perdida en los 611 tiroteos masivos reportados en 2020, y todas las demás desde el comienzo de 2021, deberían estar en la conciencia de todos los republicanos y demócratas que votan en contra de las leyes de armas.

Durante décadas, el Partido Republicano ha allanado el camino de manera voluntaria, consciente y sistemática para que hombres violentos se vuelvan locos, armados hasta los dientes con armas de grado militar. Y hoy, mientras los republicanos condenan los pagos de estímulo para millones de estadounidenses que no tienen suficiente dinero para encender la calefacción en sus hogares o alimentar a sus hijos, no tomarán ninguna medida sobre el costo humano de la violencia armada que permitieron.

Leer más: El presidente Biden ordena al Congreso actuar de inmediato sobre el control de armas, tras tiroteo en Boulder

Todos estos años después de Columbine, cuando me dijeron que me refugiara en mi escuela secundaria a 30 minutos del lugar de los tiroteos de 1999 mientras esperábamos noticias sobre posibles "tiradores activos hombres blancos", todavía estoy escribiendo sobre mujeres y niños asesinados a tiros por agresores que pudieron conseguir un arma sin que nadie les hiciera preguntas. Todavía estoy escribiendo sobre tiroteos masivos años después de trabajar con víctimas de violencia doméstica y al otro lado de la calle del cine Aurora, donde en 2012 otro asesino en masa se llevaría la vida de doce personas inocentes. Incluso el tribunal donde trabajaba en Aurora se convirtió en el escenario de un crimen de este tipo cuando un oficial de policía en un proceso de divorcio disparó contra su esposa y su abogado en el tribunal. Hoy en día, sigo escribiendo sobre los republicanos que bloquean las leyes que intentan quitar las armas de estilo militar de las manos de la población civil.

No es ningún misterio por qué los republicanos tampoco aprobarán una legislación completa y actualizada sobre armas. Sus electores y donantes no quieren que lo hagan, sin importar cuál sea el costo humano. Y después de la pesadilla distópica que fue la Casa Blanca de Trump, sabemos que la generación actual de miembros republicanos del Congreso hará cualquier cosa para mantenerse en el poder, incluso negar la realidad. Entonces, cuando veamos que la Ley de Violencia contra las Mujeres (que la Cámara acaba de renovar y ahora va al Senado) llegue al Senado en los próximos días y semanas, no tenga la seguridad de que no votarán para deshacerse del “resquicio legal del novio” (y otros) que restringen los derechos de armas de los abusadores domésticos. Estados Unidos seguirá encabezando la macabra lista de muertes relacionadas con armas de fuego en países de altos ingresos, y cada viaje de compras, todos los días escolares, seguirá siendo una empresa arriesgada.

Relacionados

Tiroteo en Colorado: estos son los datos de las 10 víctimas del ataque a la tienda de comestibles

El tirador de Colorado compró una arma AR-15 seis días antes del tiroteo en Boulder; el ataque revive las llamadas al control de armas

Nuevas imágenes del tiroteo en Colorado muestran detención de un hombre ensangrentado