La intensa sequía golpea a unos 3,5 millones de personas en Kenia

Nairobi, 26 sep (EFE).- Alrededor de 3,5 millones de personas en Kenia tienen obstáculos para conseguir agua potable o alimentos en Kenia por la intensa sequía, la peor de las últimas cuatro décadas, informó este lunes el presidente del país, William Ruto.

"Nos estamos enfrentando a un serio desafío debido a la sequía. 3,5 millones de personas en Kenia están gravemente afectadas", anunció Ruto en una rueda de prensa en Nairobi, después de reunirse con los gobernadores de los condados más afectados por la ausencia de lluvias.

"En la actualidad tenemos 23 condados (de un total de 47) que están sufriendo de una manera muy grave y severa esta sequía", añadió el mandatario keniano.

Para hacer frente a esta situación, Ruto dio hoy la salida desde su residencia oficial -State House- a 50 camiones cargados de 40.000 sacos de arroz y judías, aceite para cocinar y otros alimentos que partieron hacia los condados del norte del país para ayudar a los más damnificados por la sequía.

Asimismo, el presidente de Kenia aseguró que "evaluará" semanalmente los resultados de esta intervención con las autoridades locales y organizaciones como el Programa Mundial para Alimentos (PMA) para decidir "el camino que debemos seguir".

La sequía en Kenia ha llevado a más de 942.000 niños menores de cinco años a necesitar atención médica urgente por la desnutrición aguda, según advirtió el pasado día 16 la Autoridad Nacional para la Gestión de las Sequías (NDMA), una agencia estatal keniana.

Además, hay alrededor de 134.000 mujeres embarazas con desnutrición aguda.

La desnutrición aguda debilita el sistema inmunológico de los que la padecen, poniéndolos en riesgo de enfermar y morir. Además, si no es tratada a tiempo, puede alterar gravemente el desarrollo físico y cerebral de los niños.

La sequía también golpea a países de la región del Cuerno de África como Etiopía, Somalia, Yibuti y Uganda.

La peor situación afecta a la vecina Somalia, donde ya han muerto centenares de niños y el PMA ha advertido de una posible hambruna, el estado más grave de inseguridad alimentaria, entre octubre y diciembre de este año.

Los pronósticos meteorológicos indican que durante la próxima temporada de precipitaciones, desde octubre hasta noviembre, seguirá lloviendo por debajo de lo habitual.

(c) Agencia EFE