El intendente de Morón defendió la campaña de drogas y afirmó que su uso podría haber evitado la tragedia de Time Warp

·3  min de lectura
Lucas ghi
Lucas ghi

En medio de la polémica por el reparto de folletos con sugerencias para la reducción de daños y riesgos en el consumo de drogas ilícitas, el intendente de Morón, Lucas Ghi, defendió la iniciativa llevada a cabo por la Dirección de Políticas para Juventudes del municipio y afirmó que el uso de esta información podría haber evitado la tragedia de Time Warp, el festival de música electrónica que se realizó en Costa Salguero en 2016 donde murieron cinco jóvenes por consumo de sustancias.

En una entrevista con el canal A24, el líder comunal explicó que la difusión de los volantes se llevó adelante de conformidad con “una ordenanza que lo que tiene por espíritu es trabajar todo el paradigma vinculado a control de riesgos y de daños en consumos problemáticos” y que fue “aprobada por unanimidad hace algunos meses”. Y agregó que la normativa “en uno de sus articulados establece que se aprovecharán los eventos de concurrencia masiva para llevar adelante estrategias concientización con elementos de juicio o información para quienes deciden consumir distintas sustancias, legales o no legales”.

A pesar de aclarar que la administración del distrito “no alienta el consumo” de dichas sustancias, Ghi sostuvo que en “la gente en muchos casos decide hacerlo de todos modos”. Frente a esta realidad, remarcó la necesidad de ofrecer una alternativa al paradigma punitivista al afirmar que el mismo “no ha dado resultado”. “La gente tras una cierta pena de encarcelamiento no deja de consumir”, aseguró.

Tras ello, prosiguió: “Lo que no se puede es negar esta realidad. No se puede mirar para otro lado y perseguir sin generar un abordaje integral, sancionatorio, con acompañamiento y escucha, que permita saber saber por qué se está consumiendo y generar alternativas sin la estigmatización y la persecución penal”. “Venimos recorriendo ese camino hace más de 30 años y las pruebas de que no ha funcionado son elocuentes”, subrayó.

Luego de esta afirmación, el periodista Edi Zunino destacó que los cuestionamientos a la iniciativa se fundan en que los volantes repartidos “naturalizan” el problema al dar por sentado que las personas a quienes se les entregan consumirán drogas. Entonces, el funcionario replicó: “Nosotros no legitimamos ni naturalizamos. Lo que está claro es que muchas veces hay decisiones de consumir más allá de lo que diga, haga o promueva quien tiene responsabilidad de gestión”.

Frente al escenario planteado, Ghi insistió: “Nosotros lo que decimos, sin alentar ningún tipo de consumo de ningún tipo de sustancia, es que si más allá de nuestra posición hay alguien que va a consumir, que sepa cómo hacerlo para procurar que tenga los menos efectos posibles”.

Y fue por más: “En el caso de la experiencia trágica de Time Warp, si los chicos hubieran tal vez dispuesto de algún elemento más de juicio y sabían a qué se estaban exponiendo, a qué se estaban comprometiendo, cómo debían hidratarse y qué tipo de consumición estaban haciendo, tal vez el desenlace hubiese sido otro”.

Así las cosas y consultado nuevamente sobre si creía que la campaña puede generar confusión o desinformar a su público objetivo, contestó: “Generar este debate a nosotros nos parece que es auspicioso. Algo parecido pasó con la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y hoy sucede con la de Educación Sexual Integral. Se trata de temas que no siempre son lo suficientemente abordados y por carecer de información se cae en prejuicios que hacen tomar malas decisiones. Lo cierto es que esta es una realidad que aqueja a muchísima gente y el Estado no puede tener como única estrategia de intervención la persecución con la amenaza del encarcelamiento”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.