No solo Vox, en Cs también se han pasado tres pueblos con sus ataques a Irene Montero

La concejala de Economía de Zaragoza (Cs), Carmen Herrarte. (Photo By Fabian Simon/Europa Press via Getty Images)
La concejala de Economía de Zaragoza (Cs), Carmen Herrarte. (Photo By Fabian Simon/Europa Press via Getty Images)

Mucho se está hablando, y con razón de los ataques de Vox a Irene Montero. Cómo sería de "indecente", "lamentable" y "nauseabunda" la intervención de la diputada Carla Toscano que los portavoces parlamentarios han hecho hoy un llamamiento casi unánime a evitar insultos y descalificaciones en el Congreso.

Entre otras lindezas, la dirigente de extrema derecha calificó a la ministra de Igualdad de "libertadora de violadores" y señaló que su "único mérito" había sido "estudiar en profundidad a Pablo Iglesias".

Pero no hay que cargar todas las tintas sobre Toscano. No solo sobre Toscano, mejor dicho. Porque, aunque han causado un menor revuelo Carmen Herrarte también se ha pasado tres pueblos. Lo que la concejala de Ciudadanos en Zaragoza entiende como oposición política, en realidad, es de todo menos eso. Y su intervención se descalifica por sí misma.

Herrarte participó el martes en la comisión de Hacienda del consistorio zaragozano y, pese a no tratarse del mismo tema, encontró la fórmula para colar a Montero en el debate para señalar que "las mujeres de centro derecha han salido adelante por sus méritos, sin cuotas, frente a otras que están donde están porque las ha fecundado el macho alfa y por eso son ministras".

Herrarte no se quedó ahí, y enumeró más supuestos méritos de las políticas de partidos de izquierda entre los que destacó "que están donde están porque han hecho pipí en la calle o porque han enseñado el pecho en una iglesia, que no en una mezquita". Así aparece recogido de manera textual en la grabación oficial de la comisión.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Cs ha desautorizado a Herrarte y ha calificado de "lamentables" sus declaraciones. Pero el problema es que Herrarte es reincidente. Tanto en sus desproporcionadas manifestaciones como en la fijación con Montero. Y no siempre ha sido corregida ni advertida por sus superiores.

Ya el pasado 28 de septiembre la concejala naranja pidió a la ministra de Igualdad "exponer a sus hijos a los pederastas". "Espero que ponga a sus hijos en la puerta del colegio para los amables señores de los caramelos".

Tras las quejas de los representantes locales de PSOE, Zaragoza en Común (ZeC) y Podemos, Herrarte les espetó que "no son quienes representan al feminismo y no son los que dicen de qué se puede hablar y no". "Ustedes, añadió, eso lo dicen en la China comunista y en Rusia, pero esto es España".

Lo grave es que María Navarro, presidenta de la Comisión plenaria, concluyó ante las protestas que no se había insultado a nadie de los que estaba en la sala por lo que pidió a la izquierda que "no montara un número".

Y claro, si la presidenta no recrimina su actitud a Herrarte y si Cs no mete en cintura a su dirigente salvo cuando la bola se hace más grande, luego pasa lo que pasa. Que las disculpas son forzadas y no garantizan un mínimo propósito de enmienda. Porque, ¿saben lo que dijo Herrarte después de sus desafortunadas declaraciones? Que aquella no fue más que una "anécdota". Eso sí, las anécdotas están dando la vuelta al mundo para vergüenza planetaria.

En vídeo | Morant confía en que la Fiscalía y el Supremo aúnen criterio sobre violencia sexual

Más historias que te pueden interesar: