Insultos, golpes y escupitajos: el relato del médico atacado por un hombre que no se pudo hisopar en el Santojanni

·6  min de lectura
Un médico que se desempeña en el hospital Santojanni fue agredido ayer por un paciente que fue a requerir atención en una Unidad Febril de Urgencia (UFU).
Hernán Zenteno

“Me tomé dos días, hoy y mañana, para tratar de recuperarme y no atender a la gente con la nariz como si fuese un payaso”. Eso fue lo primero que le dijo a LA NACION Oscar Swarman, médico a cargo de la Unidad Febril de Urgencia (UFU) del hospital Donación Francisco Santojanni, que ayer al mediodía fue golpeado por una persona que estaba enojada porque no se había podido testear contra el Covid-19.

El profesional de la salud dialogó con este medio y reprodujo en detalle lo que fue una jornada que incluyó insultos, agravios, amenazas, escupitajos y culminó con una trompada en la nariz por la que debió ser asistido por sus colegas.

“Ayer sabíamos que iba a venir una cantidad muy importante de personas a hisoparse. La capacidad de hisopado que tienen las UFU trabajando a destajo es de 300. Ayer entramos a trabajar tres médicos a las 7.30 de la mañana con los hisopados aunque el horario iba a ser desde las 8 hasta las 14. A esa hora, ya teníamos 150 personas esperando, lo sabíamos porque repartimos números . Luego seguimos repartiendo números, pero sabíamos que teníamos un número limitado de personas a las cuales íbamos a poder ingresar y atender”, comenzó Swarman, y agregó: “Los dos médicos cargaban las historias clínicas de los pacientes y yo me puse a hisopar atrás. Eran las 12.50 o 12.55 cuando yo ya tenía hisopadas a 240 personas. Es decir, casi una persona por minuto. No tuve tiempo ni de tomar un vaso de agua o de ir al baño en cinco horas. Cuando miramos para afuera aún había otras 150 o 200 personas esperando para hisopar, pero teníamos la capacidad de testeos agotada. A todos ellos se les avisó esto temprano y ya se había dejado de dar número. Es decir, sabían”.

Oscar Swarman fue agredido ayer mientras trabaja en una de las UFU.
Gentileza


Oscar Swarman fue agredido ayer mientras trabaja en una de las UFU. (Gentileza/)

Según el responsable de uno de los 20 UFU que tiene la ciudad de Buenos Aires: “En ese momento la gente se empezó a violentar y se armó una horda salvaje. Primero fueron insultos, luego amenazas y nos filmaban con teléfonos de alta gama, ningún pobre, diciendo que estamos filmando a estos atorrantes que no quieren trabajar, que seguro íbamos a trabajar más despacio hasta las dos de la tarde para irnos a festejar a nuestras casas”.

La Asociación de médicos municipales de la ciudad de Buenos Aires llamó a un paro, pero hoy a las 17 la UFU del Santojanni ya había hecho más de 300 hisopados y tenía una considerable cola en espera.
Hernán Zenteno


La Asociación de médicos municipales de la ciudad de Buenos Aires llamó a un paro, pero hoy a las 17 la UFU del Santojanni ya había hecho más de 300 hisopados y tenía una considerable cola en espera. (Hernán Zenteno/)

“ La situación escaló y, en un momento, se puso muy violento todo y la gente que estaba trabajando dentro de la UFU se tuvo que atrincherar. La gente de vigilancia del hospital se puso delante de la puerta de la UFU para que no intenten romper la puerta y entrar a la fuerza”, detalló el médico y sumó: “Primero vino una mujer por la parte de atrás pidiendo que la asistiéramos que llevaba tres horas esperando. Eso era mentira porque la persona que estaba hisopando en ese momento me dijo que ella había llegado hace una hora y media. Me dijo que quería mis datos para denunciarme. Le expliqué estaba trabajando y se fue”.

Un médico que se desempeña en el hospital Santojanni fue agredido ayer por un paciente que fue a requerir atención en una Unidad Febril de Urgencia (UFU).
Hernán Zenteno


Un médico que se desempeña en el hospital Santojanni fue agredido ayer por un paciente que fue a requerir atención en una Unidad Febril de Urgencia (UFU). (Hernán Zenteno/)

Según el relato de Swarman: “Luego vino un hombre, también por atrás, mientras yo seguía hisopando una persona por minuto, y me pregunta si soy el jefe que me quería decir algo. Le pido que me espere un minuto, termino de hisopar a la mujer que estaba adentro, me doy vuelta a guardar los productos del hisopado en la heladera para que luego pase a laboratorio, me saco la máscara para ver qué quería decirme y cuando me vuelvo hacia él me comí una piña en la mitad de la cara que me lastimó la nariz. Esa persona, después de pegarme la piña, se fue. Como no hay cámaras en ese sector, la persona no está identificada. Después de esa situación se decidió cerrar la UFU y que los que estaban trabajando dentro se fueran lo más rápido posible”.

Después llegó la policía y no pudo contener a la gente que los comenzó a agredir a ellos. Los insultaba, los empujaba, los escupían, le gritaban, los amenazaban. Yo no veo lógico que la policía se coma golpes, empujones, escupitajos y no se pueda defender”, aseguró el médico y recordó: “Cuando yo puse la cara ante la gente detrás de la policía y con la nariz sangrando, les dije que no podía seguir atendiendo y una mujer me respondió: ‘¿Por culpa de uno que te pegó vos no me vas a atender? Ahora yo me quedo sin festejar las fiestas con mi familia por tu culpa porque no sé si soy positiva’. A lo que yo le respondí que me tenían que curar y revisar si no tenía una fractura y le expliqué que, aunque la hisopara no iba a tener el resultado en el día”.

El médico también contó que recibió el apoyo de las autoridades del hospital y gremiales y cerró: “Ya hicimos la denuncia penal, pero como no tenemos la persona identificada, no sabemos ante quién accionar”.

La UFU del Santojanni, hasta las 17, ya había hecho más de 300 hisopados y tenía una considerable cola en espera.
Hernán Zenteno


La UFU del Santojanni, hasta las 17, ya había hecho más de 300 hisopados y tenía una considerable cola en espera. (Hernán Zenteno/)

Cruce entre el gremio y la Ciudad

La brutal agresión derivó en una medida de fuerza por parte de la Asociación de Médicos Municipales (AMM) de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que decidió suspender la atención en las 20 UFU hasta que se garantice la seguridad de los profesionales de la salud.

Desde el Gobierno porteño, en tanto, indicaron que a pesar del anuncio de medida de fuerza, las UFU están funcionando con normalidad. “Todo lo que habíamos planificado está funcionando”, dijeron fuentes del ejecutivo de la Ciudad a LA NACION. Además, indicaron que se sumaría seguridad y reiteraron que en las UFU solo se atienden a personas con síntomas de Covid-19.

La Asociación de médicos municipales de la ciudad de Buenos Aires llamó a no atender a en las UFU a personas sin síntomas de Covid-19.
Hernán Zenteno


La Asociación de médicos municipales de la ciudad de Buenos Aires llamó a no atender a en las UFU a personas sin síntomas de Covid-19. (Hernán Zenteno/)

“Ante los hechos de violencia manifestados en las últimas horas en las UFU y ante la falta de respuesta ejecutiva de las autoridades, la AMM decidió que nuestros colegas suspendan la atención en las mismas hasta tanto se tomen las medidas de seguridad solicitadas que garanticen un escenario seguro”, dice en el primer párrafo el comunicado difundido cerca de las 14 por parte de las autoridades del gremio de Médicos Municipales.

El texto aclara: “Las guardias solo realizarán hisopados a pacientes con criterios de internación”, y luego concluye: “La AMM también decreta la continuidad de las medidas gremiales que irán en aumento en función de la respuesta obtenida. Este cese de actividades de las UFU es necesario para preservar la integridad de nuestros colegas”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.