El Instituto Patria desembarca en Brasil de la mano del Instituto Lula

Paula Rossi
·7  min de lectura
Cristina Kirchner y Lula da Silva, cuando ambos eran presidentes, en 2010
Cristina Kirchner y Lula da Silva, cuando ambos eran presidentes, en 2010

“Ahora estamos tratando de ver si empezamos a recuperar país a país. En Brasil hay elecciones en 2022 y creo que es plenamente posible que las izquierdas vuelvan a gobernar. Mi experiencia política muestra que es posible construir una democracia soberana y un bloque fuerte”. Esa definición del expresidente brasileño Luis Inácio “Lula” da Silva estuvo traspasada por el anhelo de restituir aquellos tiempos en que los gobiernos populares administraron Latinoamérica. Esgrimió ese concepto en diciembre del año pasado, cuando ofició como expositor en un curso del Instituto Patria.

En el afán de contribuir a la premisa de una nueva integración regional, el think tank de la vicepresidenta Cristina Kirchner -que aceitó durante la pandemia su expansión territorial con las Casa Patria en las provincias- sale ahora en busca de presencia internacional y llegará en mayo a Brasil, de la mano del Instituto Lula, en base a lo informado por fuentes de ambos centros a LA NACION.

“Se internacionaliza”, resumieron allegados al senador Oscar Parrilli, quien preside la sede porteña. Este se constituirá como el primer acuerdo formal de cooperación para los dos establecimientos, que responden a Lula y Cristina Kirchner, exprimeros mandatarios con una sólida base de convocatoria. Los institutos tienen como eje no solo la formación teórica para crear “cuadros políticos” entre los seguidores más fieles al kirchnerismo y al Partido de los Trabajadores (PT), sino también la construcción de iniciativas que aporten a proyectos de gobierno.

Una alianza que se formalizará en mayo

La formalización del vínculo se realizará el 14 de mayo, a través de una actividad virtual abierta que se transmitirá en las redes de los institutos y que nucleará a los presidentes de cada sede: Parrilli y Marcio Pochmann. Desde Buenos Aires remarcaron que se invitó a la presentación a “disertantes importantes y figuras de renombre internacional”, pero prefirieron no dar nombres aún.

La primera actividad conjunta, que será paga y abordará temas de política exterior, contará con traducción simultánea en castellano y portugués y comenzará el 27 de mayo, con cinco clases que se dictarán una por semana. Además de ya estar planeados otros tres cursos para este año, también se replicará el esquema de algunas comisiones temáticas del Instituto Patria en San Pablo, a través de una articulación que hace meses se da entre los referentes.

Con la presencia de Lula y de Dilma Rousseff, Cristina Kirchner inauguró el edificio de la embajada argentina en Brasilia
AFP


Cuando Cristina Kirchner inauguró el edificio de la embajada argentina en Brasilia estuvieron presentes Lula y la expresidenta Dilma Rousseff (AFP/)

“Tenemos los mismos objetivos. Cada semana hubo reuniones virtuales con la conducción del Instituto Lula y trabajamos diariamente con el equipo de allá para acercar aspectos de la cooperación”, remarcó para LA NACION la coordinadora de la comisión de Integración Regional del Patria, María del Carmen Alarcón, una exfuncionaria santafesina de raíces ruralistas, que ofició como secretaria de Integración Nacional con Cristina Kirchner.

Como Parrilli dijo en la presentación del primer taller que ofrecieron desde el Patria este año para capacitar a sus adeptos en cuestiones vinculadas al año electoral, desde 2019, el Instituto “aporta gestión” con gente de sus filas incorporada al gobierno del presidente Alberto Fernández. Además de los ministros de Cultura, Tristán Bauer, y de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, que son parte de la comisión directiva del think tank; participan de la comisión de Integración Regional, que negoció con Brasil, tres embajadores en actividad: Carlos Raimundi, ante la OEA; Fernanda Silva, ante la Santa Sede, y Eduardo Zuaín, en Rusia.

La injerencia de la resolución del STF de Brasil

Pochmann, el presidente del Instituto Lula -que nació como tal en 2011 y funcionaba desde la década del 90 como Instituto Ciudadanía-, es miembro del PT, investigador del Centro de Estudios Sindicales y de Economía del Trabajo y profesor titular en el Instituto de Economía de la Universidad Estatal de Campinas. En diálogo con LA NACION desde el estado de San Pablo, sostuvo en cuanto a este acuerdo bilateral: “Es una nueva fase del Instituto, estamos trabajando en la perspectiva de construir una visión sudamericana. Lo del Instituto Patria fue una oportunidad espectacular”.

Esa “nueva fase” de la que habla Pochmann tiene algo que ver con la resolución del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, que anuló en marzo las condenas que pesaban sobre Lula vinculadas a la Operación Lava Jato, al considerar que el tribunal de Curitiba -que tuvo a Sergio Moro como titular- era incompetente. Dos de esos procesos, relacionados a donaciones y a la cesión de un terreno, estaban vinculados al Instituto Lula. “Hubo un ataque al instituto”, consideró Pochmann.

Lula da Silva, cuando habló por primera vez desde que el juez Edson Fachin anuló sus condenas por corrupción y le devolvió sus derechos políticos
MIGUEL SCHINCARIOL


Lula da Silva, cuando habló por primera vez desde que el juez Edson Fachin anuló sus condenas por corrupción y le devolvió sus derechos políticos (MIGUEL SCHINCARIOL/)

Con una visión compartida a los lados de la frontera de que en América Latina se dirimen dos proyectos políticos con miradas contrapuestas -algo que se hace eco en poblaciones polarizadas, como la brasileña y la argentina-, Lula y Cristina también comparten una mirada al unísono al considerarse ambos víctimas del lawfare y mantienen, de acuerdo a lo que refieren desde Buenos Aires a LA NACION, un nutrido intercambio.

“Hay una construcción en la que han participado los dos expresidentes y que les fue destruida. Hay una oportunidad de repensar y establecer nuevas necesidades”, comentó Pochmann para LA NACION, en un entendimiento compartido por Alarcón, quien habló de “objetivos concretos de desarrollo y de refuerzo de los bloques regionales”.

A pesar de que este será el primer vínculo formal para ambas instituciones, las dos tenían ya nexos con otros países. Desde la Argentina, por ejemplo, habían asesorado a los correístas ecuatorianos durante la fase inicial de la creación del Instituto de Pensamiento Político y Económico Eloy Alfaro, en un lazo que perdió solidez con el tiempo. El recién salido presidente de Ecuador, Lenín Moreno, denunció transferencias irregulares a través de dicha casa de estudios, que fue cerrada en 2019 por la Cancillería, en una maniobra que el expresidente Rafael Correa -exiliado en Bélgica- consideró como “arbitraria”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Más allá de América Latina, los vínculos con China

No obstante, las conexiones internacionales del Instituto Patria no solo se piensan en América Latina, sino que emergen otros países en el radar, como China, una nación a la que Cristina Kirchner siempre miró. Durante el último acto por el Día de la Memoria, la vicepresidenta puntualizó en que fue “la articulación de una Argentina con una visión multilateralista en materia exterior” durante el kirchnerismo la que permitió la llegada de vacunas rusas y chinas al país.

En el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia de Ciencias Sociales de China tradujeron a su idioma el libro Una política exterior soberana, de Cristina Kirchner, que selecciona 26 discursos de la expresidenta. El trabajo será presentado para la segunda mitad de este año y ya se cursó una invitación al Patria para que participen presencialmente. “Representantes del instituto chino visitaron la Argentina antes de la pandemia y fueron recibidos por Parrilli. Estamos fomentando relaciones importantes y trabajando en la posibilidad de un acuerdo parecido al del Instituto Lula, para la formación de una política argentina-china”, adelantó Alarcón, para LA NACION.

Los festejos del Bicentenario en la Argentina
Google


Los festejos del Bicentenario en la Argentina (Google/)

Mientras tanto -y de acuerdo a lo que comentaron en San Pablo y Buenos Aires- el expresidente Evo Morales “está en miras de construir un instituto de formación política” en territorio boliviano, uno de los bastiones donde la izquierda recuperó el poder, bajo la presidencia de Luis Arce.

En los entretelones de las cuestiones políticas de la diaria, los socios de aquellos años no solo rememoran lo ocurrido en Latinoamérica, sino que trabajan para reconstruir aquella alianza estratégica que, por ejemplo, los vio confluir en 2010, para el bicentenario de la Argentina, a Lula, Evo, Correa; el fallecido Hugo Chávez, de Venezuela; José “Pepe” Mujica, de Uruguay; Sebastián Piñera, de Chile, y Fernando Lugo, de Paraguay, con Cristina y Néstor Kirchner.