Instituto electoral de CDMX elimina 57 plazas para ahorrar 43 mdp

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 1 (EL UNIVERSAL).- El Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) oficializó este jueves su reestructuración interna y anunció la eliminación de 57 plazas, lo que equivale a un ahorro anual de 43 millones de pesos. Este ahorro total se quedó 10 millones de pesos por debajo de lo calculado por los diputados locales que aprobaron las reformas y modificaciones al Código de Instituciones y Procedimientos Electorales que dieron pie a esta restructuración.

En total se eliminaron tres plazas de la Unidad Técnica de Género y Derechos Humanos y de la Dirección Ejecutiva de Educación Cívica y Construcción de Ciudadanía; una de la Dirección Ejecutiva de Organización Electoral y Geoestadística; y seis de la Secretaría Administrativa.

Se suprimieron 19 plazas de la Secretaría Ejecutiva; 16 de la Contraloría Interna; y 16 de las Direcciones Distritales. Del total de estas plazas suprimidas (61), se pudo reajustar a cuatro personas en la Dirección Ejecutiva de Asociaciones Políticas y Fiscalización, por lo que, en suma, se eliminaron 57 puestos de trabajo.

"Al personal que con motivo de esta reestructura se vea afectado decirles que hemos buscado obtener certeza y en ese tenor se aprobaron lineamientos a partir de los cuales se realizará una evaluación metódica y objetiva de perfiles para solventar reascripción y permanencia o en su caso, separación. En este último supuesto, sepan que las liquidaciones estarán garantizadas conforme a lo dispuesto por la ley", comentó la consejera presidenta del IECM, Patricia Avendaño, durante la sesión de Consejo General en la que se aprobó el acuerdo.

Agradeció a la Contraloría Interna por sumarse a esta reestructuración. Por último, dijo que esta reestructuración es una primera etapa que detonará en diversas acciones como la modificación de normativa interna, procedimientos, manuales y "un largo etcétera". Al respecto, la consejera Erika Estrada comentó que en este reajuste no antepusieron lo económico, sino le apostaron a cómo seguir siendo eficientes con menos presupuesto.