Instalaciones culturales belgas reabren ilegalmente

SAMUEL PETREQUIN
·2  min de lectura
ARCHIVO - En esta foto del 28 de abril del 2021, espectadores, luciendo mascarillas protectoras y manteniendo el distanciamiento social, miran la obra teatral "Jonathan" en el teatro KVS en Bruselas. Decenas de salas de cine, teatros y otras instalaciones en Bélgica desafiaron las órdenes del gobierno y reabrieron sus puertas el viernes, 30 de abril, para protestar contra la suspensión de las actividades culturales por la pandemia. (AP Foto/Francisco Seco)

BRUSELAS (AP) — Decenas de salas de cine, teatros y otras instalaciones en Bélgica desafiaron las órdenes del gobierno y reabrieron sus puertas el viernes en protesta contra la suspensión de las actividades culturales para frenar la pandemia.

Luego de más de seis meses sin ingresos, los dueños de las instalaciones dicen que la suspensión de eventos culturales bajo techo en el país es prueba de “una inequidad de tratamiento inaceptable” que su sector ha sufrido durante la pandemia.

“No hay evidencia de que la cultura debería ocupar un segundo lugar frente a supermercados, zoológicos o cualquier otra actividad que genera contactos sociales”, dijeron los dueños participantes en Still Standing For Culture, un grupo activista. “La situación de salud no explica por qué la suerte de las instalaciones culturales ha sido ignorada sistemáticamente durante meses, ni por qué el gobierno saca nuevas condiciones del sombrero cuando se sopesa reabrirlas”.

Las autoridades belgas están organizando eventos de prueba, pero no han dado aún permiso para reabrir las instalaciones. El gobierno federal ha dicho que los eventos culturales en interiores pueden reanudarse a partir del 8 de mayo con un máximo de 50 personas con mascarillas en el público. Ha dicho que se permitirá que las audiencias aumenten a 200 como máximo en junio, pero solamente si baja el ritmo de las infecciones.

Pero Still Standing for Culture dijo que algunas instalaciones planeaban reabrir a partir del viernes respetando los protocolos de salud emitidos por las autoridades federales para garantizar la seguridad de artistas y del público.

“La primavera cultural ha llegado finalmente”, dijo el colectivo.

Pese a abrir ilegalmente, las instalaciones participantes en la acción colectiva seguirán recibiendo subsidios. Los dueños, sin embargo, pudieran ser multados.

Las autoridades belgas temen además una fiesta no autorizada planeada este fin de semana para uno de los mayores parques en Bruselas. Una fiesta por el día de los inocentes congregó a miles de personas en el parque Bois de la Cambre el mes pasado y terminó con choques con la policía. Una segunda parte fue convocada para el sábado por un grupo llamado Abyss.

La fiscalía de Bruselas anunció que toda persona que viole las restricciones por el coronavirus pudiera enfrentar cargos. En una declaración conjunta, el gobierno municipal, el departamento de policía y la fiscalía pidieron a los participantes potenciales a no acudir al evento y respetar las medidas de salud que limitan las reuniones sociales.

“Si es necesario, la policía intervendrá. Ustedes se arriesgan a una multa o al arresto administrativo”, dijo la declaración.

La pandemia ha azotado Bélgica severamente. El país de 11,5 millones de habitantes ha reportado 24.185 muertes, aunque los casos confirmados y hospitalizaciones por COVID-19 bajaron en la última semana.