Inseguridad: asesinaron a un albañil para robar su camioneta en La Matanza

LA NACION
·3  min de lectura

Alejandro Monjes, de 56 años, se convirtió en la tercer víctima de una sucesión de homicidios ocurridos en un radio de 22 cuadras, durante este mes, en Virrey del Pino, partido de La Matanza.

Hace cinco días, en la misma zona, fue asesinado el chofer de colectivos Sergio Damián Geréz, de 29 años, cuando circulaba en el auto de un amigo y fue interceptado por tres delincuentes que intentaron robarle el Volkswagen Fox. Mientras que a principios de este mes, mataron al chofer de la línea 218, Pablo Flores de 28 años, cuando iba a bordo del colectivo y le dispararon desde un vehículo.

Según fuentes policiales, el albañil, de nacionalidad paraguaya, fue asesinado de un balazo en la cara cuando quiso evitar que delincuentes le robaran su camioneta y se colgó de una de las ventanillas mientras se llevaban el vehículo.

Conurbano: Fernández dijo que "el Estado está vigilando a los delincuentes"

La policía apresó a un menor, de 17 años, por su presunta responsabilidad en el homicidio.

El sangriento episodio ocurrió cuando Monjes detuvo su camioneta Volkswagen Saveiro en la esquina de Cañada de Gómez y Saujil, de Virrey del Pino, y la dejó en marcha mientras se dirigía a un almacén que pertenece a un familiar.

De acuerdo con el relato de los testigos, a los pocos minutos el albañil advirtió que delincuentes habían abordado su rodado con intenciones de robo, por lo que corrió hacia la calle y se colgó de la ventanilla del conductor para evitar que se lo llevaran.

En ese momento, desde el interior de la camioneta le efectuaron un disparo que le pegó en el rostro, a raíz del cual quedó en el lugar herido y los ladrones lograron huir con su vehículo.

La dueña del almacén que fue testigo del homicidio, relató que Monjes no llegó al lugar para realizar una compra, sino que fue a pedirle algo a su esposo y, mientras esperaba, los asaltantes abordaron la camioneta.

Misterio. Un freezer une a un financista desaparecido con un contador asesinado

"Cuando le dispararon vino otra vez y me empezó a hablar, me pidió que lo ayudara porque le pegaron un tiro. Tenía la cara y la boca con sangre, ahí lo agarré y me fui con él hasta la esquina y lo llevé hasta la casa", recordó la testigo.

Una hija de la víctima y el novio de la muchacha llevaron a Monjes a una clínica privada y luego al Hospital Paroissien, de Isidro Casanova, donde murió.

La joven relató que en el primer lugar al que fueron, a una clínica privada donde no lo atendieron porque no tenían cirujanos. Entonces, tuvieron que trasladarlo al hospital.

Durante la tarde, efectivos de la Dirección de Investigaciones de La Matanza y de la comisaría de Virrey del Pino, hallaron la camioneta de Monjes, abandonada en La Rioja, entre Chivilcoy e Hidalgo, de González Catán, a veinte cuadras de la escena del crimen.

A partir del hallazgo del vehículo, los policías realizaron un allanamiento de urgencia, que terminó con la detención de un sospechoso, de 17 años. Mientras que, anoche, los investigadores seguían con la búsqueda del cómplice.

La causa por homicidio en ocasión de robo comenzó a ser investigada por la Unidad Fiscal de Homicidios de Gregorio de Laferrere, a cargo del fiscal Gastón Duplaá, aunque por hallarse detenido un menor de edad fue remitida a la fiscalía N° 2 del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de La Matanza, a cargo de Marcelo Germinario, quien indagará al sospechoso.