Insólito: el número de celular de Boris Johnson está en Internet hace 15 años

·2  min de lectura
El número de teléfono fue publicado en un comunicado de prensa en el 2016 y, hasta el día de hoy, sigue en circulación en Internet
Toby Melville

El número del celular del Primer Ministro británico, Boris Johnson, lleva los últimos 15 años circulando por Internet al alcance de cualquiera, según publicaron varios medios locales.

Al parecer, el contacto directo del líder conservador aparecía en una lista en la parte baja de un comunicado de prensa de la época en la que Johnson era secretario de Estado de Educación Superior, en 2006. En el documento se animaba a los periodistas a contactarlo de manera directa, bien mediante la oficina de la Cámara de los Comunes o llamando a su teléfono celular.

Europa acusa a Apple de abusar de su posición en el mercado de distribución de música en línea

A principios de este mes, Simon Case, jefe de los funcionarios del Gobierno británico, instó al Primer Ministro a que cambiara su número de celular, preocupado por la cantidad de personas que lo contactaban directamente al ser demasiado conocido. Downing Street, residencia y despacho oficial del Primer Ministro, no hizo ningún comentario sobre el asunto hasta la fecha.

Precisamente, el uso del teléfono de Johnson también fue tema en los medios recientemente, tras conocerse que este mantuvo intercambios de mensajes de texto con el príncipe saudí Mohammed Bin Salman y el empresario James Dyson.

En los mensajes con este último, Johnson le prometía arreglos fiscales a cambio de la fabricación de respiradores para los hospitales del país. La diputada laborista Rachel Hopkins señaló a la BBC que la disponibilidad de este contacto tiene implicaciones para la seguridad. Que el número personal de Johnson sea de dominio público “importa” porque “es un bien muy valioso”, comentó por su parte Peter Ricketts, exasesor de seguridad nacional del Reino Unido, a la BBC.

Cómo fue la primera transmisión a color de la televisión argentina

A su vez, insistió en la importancia de controlar la publicación en línea de información sensible para la seguridad: “Pienso en particular en políticos de alto nivel que ocupan puestos delicados, cuyas conversaciones telefónicas pueden contener material sensible, información comercial delicada, personas que intentan presionarlos para obtener favores o exenciones fiscales, o conversaciones con dirigentes extranjeros”.

Cabe recordar que el Primer Ministro británico está en medio de una polémica, luego de que el miércoles se anunciara la apertura de una investigación sobre la reforma de su departamento oficial en Downing Street. Específicamente, al líder británico se le acusa de haber financiado las renovaciones con fondos de donantes secretos, algo que el propio Primer Ministro descartó. “Pagué por la reformar de Downing Street personalmente”, aseguró.