La inmunidad tras la COVID-19 podría durar al menos 1 año

·3  min de lectura
La inmunidad tras la COVID-19 podría durar al menos 1 año
La inmunidad tras la COVID-19 podría durar al menos 1 año


La reinfección tras la recuperación de COVID-19 es muy rara, y la inmunidad en los expacientes podría ser duradera.

Así lo reveló un estudio que utilizó datos a largo plazo del norte de Italia, un área muy afectada durante los primeros días de la pandemia, según una publicación de HealthDay.

"La inmunidad natural al SARS-CoV-2 parece ofrecer un efecto protector durante al menos un año, que es similar a las protección que se reporta en los estudios recientes sobre las vacunas", concluyó un equipo dirigido por el Dr. Nicola Mumoli, del Hospital Fornaroli en Magenta, Italia.

Los hallazgos, que se basan en los expedientes de salud de más de 15,000 personas, se publicaron el 28 de mayo en la revista JAMA Internal Medicine.

A pesar de los resultados alentadores, todavía hay motivos importantes para que las personas que han pasado por la COVID-19 se vacunen, enfatizó un experto que escribió un editorial que se publicó junto con el estudio.

"En primer lugar, no sabemos cuándo dura la inmunidad natural" tras la recuperación de la COVID, escribió el Dr. Mitchell Katz, de NYC Health and Hospitals.

Tampoco está claro hasta qué grado la inmunidad basada en la enfermedad protege de las nuevas variantes del SARS-CoV-2. El hecho de que todo el mundo se vacune ofrece un beneficio social más amplio, aseguró Katz.

Y agregó: "Alcanzar la inmunidad grupal a través de la infección natural es un proceso largo y doloroso, e históricamente la única enfermedad humana que se ha erradicado, la viruela, se logró a través de la vacunación, no de la infección natural".

En el estudio italiano, la reinfección se definió como la incidencia de una nueva infección al menos 90 días después de "la resolución completa de la primera infección", para asegurar que no hubiera confusión respecto a que los vestigios de la primera infección perduraran en las pruebas.

El grupo de Mumoli rastreó las tasas de nuevas infecciones en más de 15,000 residentes de Lombardía, una región del norte de Italia, mediante pruebas de PCR de frotis de COVID, que se tomaron entre principios de 2020 y finales de febrero de 2021.

Casi 13,000 habían tenido un resultado negativo de COVID-19 en sus pruebas iniciales, mientras que 1,579 habían tenido un resultado positivo.

En cuestión de más o menos un año, un 3.9% de las personas que nunca había tenido un resultado positivo de COVID-19 en las pruebas anteriores se infectaron con COVID, reportó el grupo de Mumoli.

En contraste, solo un 0.31% (cinco personas) de las que habían estado infectadas antes contrajeron la enfermedad una segunda vez.

Cuatro de los cinco pacientes trabajaban en hospitales o los visitaron, anotaron los investigadores, lo que sugiere que tuvieron unas exposiciones potencialmente altas al virus.

Apenas 1 de los 5 pacientes reinfectados se enfermó lo suficiente como para requerir hospitalización.

La reinfección ocurrió solo después del paso de mucho tiempo: el tiempo promedio entre la infección inicial y la reinfección fue de 230 días, descubrieron Mumoli y sus colaboradores.

Pero los investigadores enfatizaron que nada de esto significa que las personas que han estado infectadas deban prescindir de la vacunación contra la COVID-19.

Haciéndose eco de Katz, anotaron que su estudio "finalizó antes de que las variantes del SARS-CoV-2 comenzaran a propagarse, y no se sabe qué tan bien la inmunidad natural contra el virus de tipo salvaje [original] protege de las variantes".

FUENTE: JAMA Internal Medicine, May 28, 2021.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.