Inmigrantes planean huelga de hambre para mantener TPS

EEUU-TPS (AP)
EEUU-TPS (AP)

Un grupo de salvadoreños, hondureños y nicaragüenses planea iniciar una huelga de hambre el viernes cerca de la Casa Blanca para exigir al gobierno del presidente Joe Biden que mantenga vivo un estatus migratorio temporal conocido como TPS que expira a fin de año.

Miembros de la asociación Alianza Nacional del TPS dijeron a The Associated Press el miércoles que llevarán a cabo la huelga para lograr que la administración de Biden extienda por 18 meses más el alivio migratorio o lo amplíe para abarcar a más centroamericanos. De momento el TPS y sus correspondientes permisos de trabajo son válidos hasta el 31 de diciembre.

“Queremos recordarle a Biden lo que él nos prometió”, dijo Arnoldo Díaz, un salvadoreño miembro del comité ejecutivo de la Alianza Nacional del TPS en referencia a la promesa del ahora presidente estadounidense durante su campaña electoral de apoyar a migrantes con TPS para que puedan permanecer en Estados Unidos. “Haremos la huelga de hambre hasta que el gobierno nos dé una respuesta positiva”.

Estados Unidos designa a un país con TPS (Temporary Protection Status, en inglés) si éste presenta condiciones que impiden que sus connacionales regresen a él de forma segura o si ese país no puede sobrellevar su regreso.

El TPS impide la deportación de quien lo tiene en Estados Unidos pero no equivale a una residencia permanente. Se calcula que unos 57.000 hondureños, 2.550 nicaragüenses y unos 180.000 salvadoreños se benefician del TPS en Estados Unidos, según datos oficiales. Inmigrantes que llegaron recientemente a Estados Unidos no pueden obtenerlo porque éste acoge únicamente a los que llegaron en plazos específicos hace décadas, como por ejemplo después de la destrucción causada por el huracán Mitch en 1999.

Además de la Alianza Nacional del TPS, inmigrantes de otros grupos como Alianza Américas o la Coalición de Inmigrantes de la Florida también planean protestar el viernes en Washington para pedir la extensión y ampliación del TPS. Lo harán frente a las oficinas de los Servicios de Inmigración y Ciudadanía. La huelga de hambre de la Alianza está planeada en Plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca.

Díaz planea participar y dejar de comer al menos tres días hasta que sea reemplazado por otro manifestante, explicó. El grupo espera tener a 10 personas en huelga de hambre de forma indefinida -con relevos cada varios días- hasta que se logre una actuación del gobierno.

Portavoces del Departamento de Seguridad Interna, que impone las normas migratorias, no respondieron de forma inmediata a preguntas de AP sobre la huelga de hambre y el pedido de los llamados “tepesianos”.

Activistas a favor de los inmigrantes llevan años pidiendo al Congreso estadounidense que apruebe una reforma migratoria que incluya a los beneficiarios del TPS, quienes piden una residencia permanente en lugar de un estatus temporal que debe extenderse cada varios meses.

El expresidente Donald Trump, quien favoreció medidas de mano dura contra la inmigración ilegal, anunció planes para poner fin al TPS pero familias beneficiadas por el programa interpusieron demandas en los tribunales en 2018 para que el estatus no terminara. Las cortes fallaron a su favor pero el gobierno de Trump apeló.

Las demandas han mantenido vivo al TPS hasta ahora. El gobierno de Biden heredó la apelación y pasó meses dialogando con los demandantes para ver si se lograba una solución. Las conversaciones fracasaron y esa batalla ha regresado a los tribunales.