Inmigrantes, en medio del fuego cruzado entre republicanos y demócratas antes de las elecciones

·1  min de lectura

Un grupo de 50 inmigrantes venezolanos aterrizaron esta semana en la exclusiva isla de Martha's Vineyard, en el noreste de Estados Unidos. Llegaron desde Texas en dos vuelos organizados por el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis. Se trata de una práctica que se está volviendo moneda corriente en plena campaña por las elecciones de medio mandato. Los republicanos envían a los migrantes a estados demócratas para intentar desacreditar al presidente Joe Biden por su política migratoria.

Desde hace meses, funcionarios republicanos locales, entre los que se destaca el poderoso gobernador de Texas, Greg Abbott, han venido trasladando inmigrantes a los bastiones demócratas en todo el país.

La oficina de Abbott asegura que desde abril se han enviado a unos 10.000 inmigrantes, la mayoría en autobuses, a Nueva York, Washington y Chicago. Un traslado sin ningún tipo de coordinación con los estados receptores.

La mayoría son venezolanos que están tramitando su demanda de asilo político, muchos no saben dónde aterrizan y Texas tampoco avisa de que los está enviando. En Chicago, la Coalicion de Illinois por los Derechos de los Migrantes y Refugiados ha prestado ayuda a muchos de ellos.

Esto se produce en plena campaña electoral de medio mandato. Los republicanos acusan al presidente Joe Biden de haber convertido la frontera con México en un colador y usan a los migrantes como instrumento de presión electoral.

Justamente en Chicago este viernes Kamala Harris hará campaña, se da la circunstancia de que hace unas semanas, el gobernador de Texas Greg Abbot se jactó de haber enviado dos autobuses de migrantes al lado de la residencia de la vicepresidenta en Washington.


Leer más sobre RFI