Los inmigrantes hambrientos en EE.UU. cruzan a México para comer

Miles de inmigrantes, en su mayoría haitianos, pero también cubanos, venezolanos y nicaragüenses, permanecen en un campamento improvisado situado bajo el puente que conecta la localidad de Del Río, en Texas (Estados Unidos), con Ciudad Acuña, en México. Allí residen mientras esperan a solicitar asilo en unas condiciones infrahumanas, bajo un calor que, en ocasiones, supera los 35 grados y sin apenas alimentos.

Por ello, cientos de estos inmigrantes atraviesan como pueden el río Grande para regresar a México y conseguir comida con la que alimentarse a sí mismos y a sus familias. Son conscientes de que se arriesgan a ser detenidos al otro lado de la frontera en ese viaje de ida y vuelta, pero puede más el hambre que sufren y cuentan que no reciben apenas ayuda desde Estados Unidos.

La Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos dice que enviará más personal a Del Río para que el traslado de estos inmigrantes a otras instalaciones mientras se trata su solicitud de asilo sea un “proceso seguro, humano y ordenado” y les ha entregado agua potable, toallas y baños portátiles.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.