INM impide ingreso a 1893 extranjeros por violaciones a la ley

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 19 (EL UNIVERSAL).- Durante 2020 y los primeros tres meses de 2021, el Instituto Nacional de Migración (INM) rechazó el ingreso a México o fueron deportadas mil 893 personas extranjeras, por contravenir la Ley de Migración, poner en riesgo la seguridad nacional, estar relacionadas con actividades ilícitas, contar con órdenes de aprehensión o ser requeridos por autoridades de otras naciones.

El INM detalló que de enero a diciembre de 2020 se le negó la entrada al país a mil 399 personas extranjeras:

A 208 se les impidió el ingreso en el marco del programa "Ángel Guardián", al estar acusadas por agresiones sexuales; 630 fueron deportadas por incumplir con la Ley de Migración o ser requeridas por la justicia de su país; 250 más regresaron a su nación al estar vinculadas -a través del "Operativo Platino"- al denominado sistema "gota a gota" (cobro de préstamos irregulares).

Por su parte, a 311 personas se les negó el acceso al mediar una denuncia por: agresiones, 76; drogas, 70; robo, 50; delitos sexuales, 26; falsificación, 26; homicidio, nueve; allanamiento, ocho; trata de personas, ocho; violencia, tres; portación de armas prohibidas, tres; tentativa de homicidio, dos; miembro de pandilla, uno; resistirse a la autoridad, uno, y por otros delitos, 28. Este grupo tiene 10 distintas nacionalidades: 136 de Honduras, 97 de Guatemala, 59 de El Salvador, nueve de Nicaragua, cinco de Cuba; y uno de Estados Unidos, China, Ecuador, Perú y Colombia.

En tanto, del 1 de enero al 31 de marzo del 2021, se identificó a 494 personas extranjeras, de las cuales a 31 se les impidió el acceso a México por tener antecedentes de ofensa sexual, mientras que en el caso de 454 adicionales se determinó su deportación por incumplir con la Ley de Migración, y nueve más por denuncias por drogas (tres), lavado de dinero (una), robo (tres), fraude (una) e invasión a la privacidad (una).

El INM indicó que de estas nueve personas, cuatro eran originarias de Colombia, una de Irak, una de Brasil, dos de Ecuador y una de Rumania.

El organismo dependiente de la Secretaría de Gobernación recalcó que dentro de sus facultades, como instancia de seguridad nacional, está el realizar labores de control migratorio para corroborar la situación de personas de origen extranjero en territorio mexicano, y prevenir el ingreso o estancia de quienes tengan antecedentes por delitos cometidos dentro o fuera del país.