Iniciativa #SeguimosHablando exige justicia para periodistas víctimas de asesinato y desaparición en México

Chantal Flores/Border Hub
·3  min de lectura

Usando su inconfundible sombrero panamá, Javier Valdez le exige al Presidente Andrés Manuel López Obrador y a gobernadores poner un alto a la violencia contra la prensa en México. Valdez, periodista y escritor asesinado en Culiacán, Sinaloa, el 15 de mayo de 2017, se dirige a las autoridades mexicanas pidiendo el esclarecimiento de su crimen, y los cientos de crímenes contra periodistas asesinados y desaparecidos en México.

Se trata de un video creado con ayuda de un software desarrollado en Rusia que logró recrear físicamente al reportero de Ríodoce y corresponsal de La Jornada. Junto a Griselda Triana, esposa de Valdez, la organización de derechos humanos Propuesta Cívica busca visibilizar la violencia contra la prensa en el país con la campaña #SeguimosHablando, dentro del marco del Día Internacional para poner fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

“También lo que estamos buscando es acortar la brecha que hay entre el periodismo y la sociedad. En el imaginario social, la sociedad sigue percibiendo a los periodistas como aliados del poder, como una prensa corrupta, chayotera,” explica Sara Mendiola, directora ejecutiva de Propuesta Cívica.

La conferencia matutina del presidente, según la organización defensora de la libertad de expresión, ha contribuido a propagar un discurso que desacredita y estigmatiza el trabajo de las y los periodistas. Para Mendiola, AMLO no ha sabido diferenciar entre los dueños de un medio de comunicación, y los periodistas de investigación. “Las grandes corrupciones en este país las hemos conocido precisamente por investigaciones periodísticas, no por investigaciones de las autoridades, de la fiscalía,” agregó.

En 2019, la iniciativa reactivó las cuentas de Twitter de cuatro periodistas asesinados en México. Durante una semana, José Armando “El choco” Rodríguez, Moisés Sánchez, Miroslava Breach y Javier Valdez compartieron aquellas investigaciones que presuntamente causaron sus asesinatos, y algunas de las amenazas que recibieron en los días previos.

“Pensamos que a través de esta campaña, la sociedad puede empezar a valorar a la prensa. A las y los periodistas los están asesinando por investigar y por informarnos, y como sociedad tenemos que ser sensibles a eso,” agrega Mendiola.

En México, más del 90% de los asesinatos de periodistas permanecen en la impunidad, al igual del 100% de los casos de desapariciones de periodistas. De acuerdo con Propuesta Cívica, más de 15 periodistas, incluidos periodistas que contaban con medidas de protección del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, han sido asesinados desde que AMLO asumió la presidencia.

Junto al video transmitido por el Border Hub, el periódico El Universal y otros medios nacionales, se lanzará un decálogo con medidas urgentes que deben poner en marcha los tres niveles de gobierno para garantizar seguridad y justicia en el ejercicio de la libertad de expresión. Investigar y sancionar las agresiones contra periodistas, y atención a las condiciones laborales son algunas de las demandas.

De acuerdo con Propuesta Cívica, ni los dueños de los medios de comunicación, ni el gobierno, ni el estado han querido tomar responsabilidad para garantizar seguridad laboral y condiciones dignas. El sueldo promedio a nivel nacional de un periodista es de 8 mil 678 pesos al mes (principalmente en la Ciudad de México), según datos del motor de búsqueda de empleo Indeed. La precariedad laboral ha empujado a las y los periodistas a buscar otras fuentes de ingreso.

“Desgraciadamente eso el gobierno también lo ha utilizado como estrategia criminalizante cuando han asesinado a periodistas,” dice Mendiola. “Si era un periodista que aparte del periodismo tenía otra fuente de empleo, tratan de desvincular la agresión, el crimen o el asesinato hacia la otra labor. Se tiene que poner un cese a esto.”

__________________________________________________________________________________

*Este artículo se publicó originalmente en el sitio del Hub de Periodismo de Investigación de la Frontera Norte (Border Hub), un proyecto del International Center for Journalists (ICFJ) en alianza con el Border Center for Journalists and Bloggers (BCJB) y con el apoyo de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos (USAID)