Esta es la iniciativa de diputados del PRI para castigar a las barras

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 29 (EL UNIVERSAL).- Para acabar con la violencia en los estadios, el coordinador de la bancada del PRI, Rubén Moreira Valdez y su compañera de partido, Lorena Piñón Rivera, impulsan una iniciativa que castiga con penas severas de prisión a los grupos de animación violentos.

La iniciativa presentada por Moreira y Piñón Rivera establece un nuevo tipo penal denominado "conducta violenta en eventos deportivos".

En la exposición de motivos, los priistas refieren que este nuevo delito se justifica porque, "el Derecho Mexicano ha reconocido algunos ilícitos específicos, como los delitos electorales, delitos ambientales o bien tipos penales como el feminicidio, que es un tipo específico dentro de los delitos contra la vida".

En las reformas al Código Penal Federal se refieren penas de hasta 12 años de prisión a los aficionados violentos.

Asimismo, se indica que "los directivos de clubes o federaciones deportivas serán acreedoras a una pena de siete a doce años de prisión, cuando cometan omisiones con respecto a las medidas de seguridad reglamentadas o por apoyar moral, económicamente o en especie a agrupaciones de aficionados que cometen el delito de conducta violenta en eventos deportivos".

En la propuesta, que será turnada para su dictaminación a la Comisión del Deporte y a la Comisión de Justicia, se hace referencia a experiencias de otros países en la expedición de leyes para acabar con la violencia en los estadios.

Además, se hace una crítica a la Comisión Nacional del Deporte (Conade), que a pesar de tener atribuciones legales, se ha mantenido al margen de todo lo acontecido de manera posterior a la riña multitudinaria acontecida en el Estadio "La Corregidora" en Querétaro, el 5 de marzo pasado, entre aficionados de los clubes Gallos Blancos" y Atlas.

"No queremos más episodios de terror como el que vivieron las familias agredidas en Querétaro. Las imágenes son escalofriantes y recorrieron todo el mundo, no hubo muertos por un auténtico milagro", refirió la diputada.

"Estas conductas delictivas demuestran un nivel de brutalidad que no puede ser tolerado, el fútbol es un deporte que debe ser familiar y la severidad de esta iniciativa es porque después acontecieron incidentes violentos en el hotel en donde las Chivas del Guadalajara se hospedaban y la riña que hubo después entre las porras de Guadalajara y el Cruz Azul", agregó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.