Inician huelga de hambre 7 presos políticos mazatecos de Oaxaca

OAXACA, Oax., noviembre 23 (EL UNIVERSAL).- Mujeres mazatecas acudieron a la casa gestión del gobernador electo, Salomón Jara Cruz (Morena), para entregarle un escrito a nombre de los siete presos políticos de Eloxochitlán de Flores Magón en el cual piden la instalación de una mesa de trabajo para que se impulse su liberación, tras haber demostrado su inocencia.

Mientras esperaban que el equipo de Salomón Jara abriera las puertas de sus oficinas (lo cual no ocurrió por más de una hora), bloquearon la calle Crespo en el centro de la ciudad de Oaxaca.

En el escrito, los presos políticos recordaron que en el año 2018 el Senado de la República revisó su caso y reconoció que son indígenas con derechos vulnerados y a los cuales les fabricaron delitos y posteriormente fueron adheridos al convenio de 4 de julio de 2022 promovido por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para brindar atención a las personas indígenas injustamente presas.

La protesta se da luego de que Salomón Jara designó a Elisa Zepeda Lagunas como la próxima titular de la Secretaría de la Mujer, quien es señalada por fabricar los delitos de homicidio y tentativa de homicidio en contra de los siete mazatecos habitantes de Eloxochitlán de Flores Magón.

También la acusan de tráfico de influencias para impedir la libertad de estos siete presos políticos, pese a que han comprobado su inocencia.

"Pero el problema no es que se nos reconozca inocentes, pues una y otra vez lo hemos demostrado, sino que a pesar de ello, no somos liberados por más que presentemos diversos mecanismos legales para ello. A la hora en que los jueces debieran liberarnos no lo hacen, nos vuelven a dejar en prisión. A los jueces no les importa si logramos demostrar la inocencia, les importa obedecer consignas", manifestaron los siete presos políticos en su petición.

Argelia Betanzos, hija de Jaime Betanzos – uno de los presos políticos –, informó que desde el pasado lunes 21 de noviembre la siete personas presas iniciaron una huelga de hambre y la cual terminará hasta que Salomón Jara acepte la instalación de la mesa de trabajo y reciba a sus familiares.