Abogado: Pocos fondos se retendrían a "ciudades santuario"

Por SUDHIN THANAWALA

SAN FRANCISCO (AP) — El decreto del presidente Donald Trump para retener fondos a las comunidades que limiten su cooperación con las autoridades migratorias se aplica a un pequeño fondo de dinero destinado a subvenciones, no a los cientos de millones de dólares que los gobiernos locales dicen están en riesgo, afirmó el viernes un abogado del Departamento de Justicia.

El subsecretario de Justicia interino Chad Readler hizo los comentarios durante una audiencia judicial sobre las demandas interpuestas por la ciudad de San Francisco y el condado Santa Clara en Silicon Valley contra la orden de Trump dirigida a las "ciudades santuario".

Readler dijo que la ciudad y el condado están interpretando la orden presidencial en forma muy generalizada.

El recorte al financiamiento se aplica a las subvenciones que otorgan el Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional, condicionadas al cumplimiento de una ley federal que les prohíbe a los gobiernos locales negarse a informarles a las autoridades federales cuál es el estatus migratorio de la gente, señaló.

La orden afectaría a menos de un millón de dólares en fondos para el condado Santa Clara y posiblemente no le quitaría ningún dinero a San Francisco, dijo Readler.

Los demandantes han argumentado que cada uno de ellos corre el riesgo de no recibir más de 1.000 millones de dólares.

Sarah Eisenberg, vicefiscal municipal en San Francisco, disputó la afirmación de Readler y dijo que la ciudad sí corre el riesgo de no recibir cierto dinero.

Los comentarios de Readler en torno a los fondos parecieron tomar por sorpresa al juez federal de distrito William Orrick, el cual cuestionó el objetivo del decreto del mandatario.

El gobierno está utilizando una autoridad para destacar un asunto que le importa profundamente, respondió Readler.

John Keker, abogado del condado Santa Clara, rechazó la interpretación de Readler y dijo que la orden se refiere a todos los fondos federales que reciben ahora los gobiernos locales que no detienen a inmigrantes para su posible deportación cuando llega el momento en que son liberados de la cárcel.

"Están inventando una interpretación adicional", afirmó Keker. "Nadie la creerá".

San Francisco y el condado Santa Clara han solicitado una orden judicial que le impida al gobierno de Trump recortarle los fondos a cualquier "ciudad santuario". Orrick no emitió inmediatamente un fallo tras la audiencia del viernes.

Readler dijo que la solicitud era prematura, porque aún no se toman las decisiones en torno a la retención de fondos y qué jurisdicciones cumplen las características para ser llamadas "ciudades santuario".

Mollie Lee, otra vicefiscal municipal de San Francisco, dijo que el gobierno de Trump ha dicho que esa urbe californiana es una "ciudad santuario" en comentarios públicos, por lo que la ciudad tiene buenas razones para pensar que es un blanco del recorte de fondos.

La orden hacia las "ciudades santuario" fue parte de una serie de medidas para controlar la inmigración que el presidente firmó en enero, incluida una prohibición para que los residentes de siete países de mayoría musulmana ingresen a Estados Unidos y una directriz encaminada a construir un muro en la frontera con México.

El gobierno de Trump dice que las "ciudades santuario" permiten que delincuentes peligrosos salgan de nuevo a las calles, y que la orden del presidente es necesaria para mantener segura a la población. Por su parte, San Francisco y otras "ciudades santuario" dicen que convertir a la policía local en agentes de inmigración erosiona la confianza necesaria para que la gente reporte delitos.