Se inicia el juicio en Nueva York a un uzbeko acusado de terrorismo

El juicio a un uzbeko acusado de matar a ocho personas en Manhattan atropellándolas con una camioneta en 2017, en un acto terrorista, se inició este lunes en un tribunal de Nueva York.

Sayfullo Saipov, de 34 años, condujo el vehículo a lo largo de cerca de kilómetro y medio por una pista para bicicletas a lo largo del río Hudson, sur de Manhattan, cuando muchos padres con sus hijos se preparaban para festejar Halloween el 31 de octubre de 2017.

Se trató del ataque más letal en Nueva York desde los atentados del 11 de Septiembre de 2001 cuando miembros de Al Qaida destruyeron las Torres Gemelas con aviones comerciales.

Cinco de los fallecidos eran amigos procedentes de Argentina que estaban celebrando 30 años de su graduación. Al menos otras 12 personas fueron heridas. El ataque concluyó cuando la policía disparó a Saipov en el abdomen.

Se trata del primer juicio federal bajo la presidencia de Joe Biden en el que la fiscalía pide la pena de muerte. Y ello pese a la oposición de Biden a la pena capital y a la moratoria decretada a las ejecuciones federales, anunciada por el fiscal general, equivalente a ministro de Justicia, Merrick Garland, en julio de 2021.

La administración de Biden también se abstuvo de intervenir en una decisión del Tribunal Supremo bajo el mandato de Donald Trump para restablecer la pena de muerte contra uno de los autores del atentado contra el maratón de Boston, de 2013, Dzhokhar Tsarnaev.

Algunos observadores interpretan que los ejemplos de Tsarnaev y Saipov sugieren que el DoJ está dispuesto a castigar con la pena capital los actos terroristas.

Pero también podría tratarse de una medida de presión para que los sospechosos de tales actos se declaren culpables a cambio de una cadena perpetua en la cárcel.

En Estados Unidos, la mayoría de las ejecuciones las llevan a cabo los estados y no el gobierno federal.

Los casos de condenas a muerte son sumamente infrecuentes en Nueva York, que ha abolido la pena de muerte a nivel del estado.

Después de 17 años sin ejecuciones federales, bajo la administración del expresidente Donald Trump se ejecutaron a 13 presos, un número récord.

La fiscalía acusa a Saipov de 28 cargos, entre ellos ocho por "muerte con vistas a unirse al Estado Islámico" y otro por "apoyo al Estado Islámico".

Saipov sostiene que actuó en nombre del grupo Estado Islámico (EI), que lo describió como uno de sus "soldados".

La fiscalía sostiene que Saipov, cuyo juicio está previsto que dure tres meses, planificó su atentado durante un año y eligió deliberadamente Halloween para matar al mayor número de personas posible.

El acusado eligió Nueva York porque "sabía que habría mucha gente en las calles", dijo el fiscal Alexander Li, quien afirmó que este uzbeko, llegado a Estados Unidos en 2010, se preparó desde 2016 para "convertirse en un soldado del EI".

arb-pdh/af/atm/dl