Inicia en Francia el juicio contra los acusados por el ataque en Niza de 2016

·3  min de lectura
© Daniel Cole/ AP

Siete hombres y una mujer van a juicio este lunes 5 de septiembre acusados de participar en el atentado de julio de 2016, en Niza, que dejó 86 personas muertas. El proceso se lleva a cabo en el histórico Palacio de Justicia de París, mientras las autoridades establecieron un lugar especial en la ciudad mediterránea para que sobrevivientes y familiares de las víctimas mortales sigan el procedimiento judicial en directo.

El 14 de julio de 2016 un islamista radical embistió con un camión de carga a una multitud en Niza que festejaba el Día de la Bastilla, la fiesta nacional francesa. 86 personas murieron y decenas resultaron heridas.

Ahora, más de seis años después, se abre el juicio contra ocho sospechosos de colaborar en el ataque: siete hombres y una mujer.

Todos están imputados por conocer las intenciones de Mohamed Lahouaiej-Bouhlel –el hombre que condujo el vehículo– prestar apoyo logístico y suministro de armas.

Los fiscales aseguran que los acusados ayudaron al agresor a conseguir armas, alquilar el camión e inspeccionar la ruta que tomó para el ataque. Ninguno está señalado de participación directa.

Sin embargo, solo uno de los sospechosos, Ramzi Kevin Arefa, enfrenta la pena máxima de cadena perpetua si es declarado culpable como reincidente. Los demás podrían ser condenados a entre cinco y 20 años de prisión.

Uno de los puntos en los que la Fiscalía se concentrará durante el juicio es esclarecer si existe o no responsabilidad del autodenominado Estado Islámico, grupo que se atribuyó el hecho.

No obstante, hasta el momento las autoridades han señalado que el movimiento radical no ofreció pruebas de que Lahouaiej-Bouhlel, que presentaba antecedentes por violencia doméstica y delitos menores, tuviera contacto directo con el grupo.

El atacante, un tunecino de 31 años y residente en Francia, murió por disparos de la Policía después de causar devastación y caos por alrededor de cuatro minutos, en el paseo de los ingleses, una turística avenida costera donde las familias se habían reunido para las celebraciones.

Entre las víctimas, las autoridades confirmaron la muerte de 15 niños y adolescentes que se habían reunido para ver un espectáculo de fuegos artificiales.

"Algunas personas esperan que el juicio les ayude a seguir adelante"

El juicio se lleva a cabo en el histórico Palacio de Justicia de París, en el mismo juzgado especialmente diseñado para acoger las audiencias de los ataques que sacudieron la capital del país en noviembre de 2015.

Dado que muchos de los 850 demandantes residen en Niza, las autoridades establecieron un lugar especial en la ciudad mediterránea para permitir que los sobrevivientes y los familiares de las víctimas mortales sigan los procedimientos judiciales en directo.

Para muchos de ellos se trata de un intento por cerrar una gran herida, pero señalan que el daño no puede ser resarcido.

"Algunas personas esperan que el juicio les ayude a seguir adelante", aseguró Jean-Claude Hubler, presidente de la asociación de víctimas Life for Nice.

Sin embargo, "algunos están tan enojados que para ellos el juicio no conducirá a nada significativo. Sabemos que el terrorista está muerto. Sabemos que los sospechosos secundarios estarán allí y serán condenados", agregó.

Está previsto que el veredicto se produzca el próximo diciembre y con la sentencia se cerrará el último proceso judicial por la serie de ataques islamistas que azotaron a Francia desde 2015.

Con Reuters y AFP