Inicia diálogo por la paz en la Sierra Tarahumara

·3  min de lectura

CHIHUAHUA, Chih., julio 16 (EL UNIVERSAL).- A días de que se cumpla un mes del asesinato de los dos sacerdotes jesuitas Joaquín Mora y Javier Campos, el guía de turistas Pedro Palma y el joven Paul B., en la región de Cerocahui, Urique, la iglesia, asociaciones civiles, comunidad Raramuri y el gobierno estatal, arrancaron las mesas de diálogo para la recuperación de la paz en la Sierra Tarahumara.

Juan Manuel González, obispo de la diócesis Tarahumara, explicó que se comenzó estas mesas con la intención de buscar soluciones y conocer las causas que llevan a que en la Sierra se presenten las condiciones de inseguridad que se viven actualmente.

A su vez, reconoció que se trata de un momento histórico, ya que se unen comunidad, iglesia y gobierno para atender las problemáticas de la Tarahumara. "Comenzamos buscar soluciones, como decíamos ver desde las causas, qué podemos hacer trabajando juntos sociedad, gobierno, iglesia, para el bien de nuestra comunidad en todas las materias".

"Para nosotros es un momento histórico, puesto que creo que nunca se había hecho de esta manera, sobretodo en el estado de Chihuahua. El ver que todos somos ciudadanos y todos podemos poner un granito de arena para la construcción de un mundo mejor", expresó el obispo de la Tarahumara. Resaltó que hay voluntad del actual gobierno para atender la situación, no solo de los Rarmauris, sino de cualquier otro persona o clase social.

"Hemos encontrado un canal de comunicación, porque vemos la apertura para escuchar esa voz que durante mucho tiempo no se había podido escuchar en la Sierra, en la voz de los Rarmauris".

En la primera reunión celebrada de manera privada en la ciudad de Cuauhtémoc, Chihuahua, acudieron representantes de la comunidad Raramuri quienes expresaron que es la primera vez que pueden estar ante el Gobierno del Estado y demás autoridades para poder expresar su dolor, sus preocupaciones y lo que les duele como comunidad.

En cuanto a la iglesia, el obispo de la Tarahumara resaltó que su papel ante las comunidades afectadas por la violencia seguirá siendo el mismo, el de acompañamiento en su dolor y sufrimiento.

"El papel es acompañar a nuestras comunidades en el dolor, en el sufrimiento, en su vivir diario, estando de su parte sobretodo escuchandolos, dialogando con ellos y escuchando sus necesidades espirituales que es propiamente nuestro papel, y buscar junto con ellos el qué podemos hacer sobretodo en esas necesidades".

Por su parte, el secretario general de gobierno en Chihuahua, César Jaurgui Moreno explicó que en las mesas de trabajo se van a tocar temas de manera integral para el desarrollo de la Tarahumara. Estos van desde desarrollo económico, empleo, seguridad y todos dónde hay un rezago estructural.

"Hay que poner manos y a la obra y ponernos a trabajar. Lo que tenemos que hacer es darnos cuenta de cosas y poner manos a la obra y tener soluciones que resuelvan esos problemas. Hay rezagos históricos, sobre todo en materia de seguridad y muchos otros que si no atendemos ya, pero sino atendemos desde la perspectiva de la gente que es la que sufre las condiciones de vida que se tienen en la Sierra, poco vamos avanzar en ese sentido", recalcó.

Ante esto, las mesas de trabajo y diálogo se continuarán realizando hasta que no se tenga un proyecto definido para comenzar a trabajar en la Sierra de manera concreta. "No hemos establecido un plazo determinado, pero si el objetivo y claro que es el mejoramiento sustancial de lo que está aconteciendo", indicó.

Jauregui Moreno, resaltó que en las próximas mesas de diálogo se buscará integrar también al gobierno federal, ya que es de manera primordial que intervengan todos los niveles de gobierno debido a que hay necesidades que les toca atender a cada uno en particular.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.