Ingrid Grudke habla de su nueva vida en Misiones, su actual pareja y el torneo de Schwarzenegger en el que competirá

·6  min de lectura
Con el inicio de la pandemia y la cuarentena obligatoria, la vida de Ingrid Grudke cambió totalmente
Jony Paz

Con el inicio de la pandemia y la cuarentena obligatoria, en marzo de 2020, la vida de Ingrid Grudke cambió totalmente: durante 26 años su trabajo como modelo la obligó a recorrer las pasarelas de todo el país y a veces del mundo, y de un día para el otro debió encerrarse en su departamento. En agosto pasado, un problema familiar la hizo regresar a su Misiones natal y desde ese momento se quedó instalada allí. Siguió con el entrenamiento que ya había iniciado y ahora decidió presentarse a un concurso internacional que organiza Arnold Schwarzenegger en la categoría Fit Model. “Mi entrenadora me dijo que mis medidas daban para presentarme en un concurso y me interesó porque me gustan los desafíos”, le explicó Grudke a LA NACION. Además habló de su vida en Posadas, cerca de su familia, y de la convivencia con su novio Martín Colantonio.

Tu cara me suena: grandes actrices para descubrir en tres series

-¿Por qué volviste a Misiones?

-En agosto del año pasado falleció mi papá y me vine a Misiones a acompañar a mi mamá y a mi familia, en este proceso, y ya me quedé hasta diciembre, que volví a Buenos Aires y luego a Mar del Plata porque mi novio es de allá. Estando en Posadas, mi novio decidió hacer un emprendimiento porque le encantó. Al principio nos quedamos un tiempo en la chacra en la que me crié: hasta los 12 años viví en la colonia Los helechos, la típica chacra misionera porque mis padres eran productores de yerba mate y té. Decidimos quedarnos porque todo es más relajado, hay pocos casos de Covid y hay protocolos, pero menos restricciones.

-¿Te vacunaste?

-Sí, en Misiones están vacunando a todo el mundo. Nunca le tuve miedo al virus aunque siempre me cuidé y soy muy respetuosa. Por ahora estamos bien y después de 26 años, volver a mi lugar de origen es una gran oportunidad para disfrutar de mi familia y de mis amigos de siempre. Trabajé muchos años, yendo y viniendo y apenas estaba un ratito con mi gente. Estoy feliz y a mi novio le gustó tanto que decidió poner una franquicia de la heladería Lucciano’s. Con esa excusa nos vamos a quedar más tiempo en Misiones.

-De alguna manera, tu papá te llevó otra vez a tus raíces...

-Sí, mi papá tenía Alzheimer, estaba muy enfermo y falleció de viejito. Trato de ver lo positivo dentro de lo malo y más allá de que hemos sufrido, volvimos a estar con la familia, a ser empáticos con la gente, a comer sano y hacer actividad física y no pensar solo en trabajar. Sé que mucha gente ha perdido su trabajo y el mundo de la moda sufrió muchísimo, ya no se hacen eventos. Estaba acostumbrada a viajar de un lugar a otro del país y de un día para el otro, todo cambió.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

-¿Cómo funciona la convivencia?

-Muy bien. Esta cuarentena nos llevó a convivir, sin pensarlo mucho. Hace poco más de dos años que estamos juntos. Lo conocí cuando hice la obra Como el culo, en Mar del Plata, y al tiempo empezamos a salir. La convivencia es súper buena, es un amor de persona, amable, divino; como pareja es ideal.

-En unos meses te vas a presentar en un torneo internacional de fitness, ¿cómo nació el proyecto de competir en una disciplina que hasta hace poco no conocías?

-Es un torneo internacional que organiza Arnold Schwarzenegger y me presento en una categoría nueva que se llama Fit Model, que busca cuerpos más elegantes y lo más naturales posible, no permiten tomar complementos. Así que voy a estar en Sevilla, España, del 17 al 19 de septiembre. En realidad se le ocurrió a mi entrenadora, Amalia Galiano. El año pasado empecé a entrenar porque encerrada en casa tenía la necesidad de hacer gimnasia. Entrevisté a varios entrenadores y conocí a Amalia, que es culturista. En este momento está compitiendo en un torneo internacional en los Estados Unidos. Empezamos a entrenar tres veces por semana, a las 11 AM, en forma virtual. En casa no tenía elementos y me adapté con lo que había. En el verano la conocí personalmente en Mar del Plata, donde vive, y en un momento me dijo que mis medidas daban para participar en Fit Model. Se desfila en traje de baño y en vestidos largos y es más o menos lo que hago en la pasarela con la diferencia que posás distinto frente a un jurado. Eligen a las 6 mejores y dan premios, como en cualquier competencia.

Grudke: "Más allá que es un desafío y voy al torneo más popular de mundo, lo que busco es estar bien de salud y dar un mensaje a las mujeres, motivarlas y decirles que todo se puede, que entrenen, que mejoren su cuerpo y su salud"
Jony Paz


Grudke: "Más allá que es un desafío y voy al torneo más popular de mundo, lo que busco es estar bien de salud y dar un mensaje a las mujeres, motivarlas y decirles que todo se puede, que entrenen, que mejoren su cuerpo y su salud" (Jony Paz/)

-¿Te cambió el cuerpo entrenando de esta manera?

-No, pero noto alguna diferencias: estoy más tonificada y se me afinó la cintura. Tengo buena genética y tuve conducta toda mi vida porque mi trabajo me lo exigía, esto no se hace de un día para el otro. Más allá que es un desafío y voy al torneo más popular de mundo, lo que busco es estar bien de salud y dar un mensaje a las mujeres, motivarlas y decirles que todo se puede, que entrenen, que mejoren su cuerpo y su salud, que no digan que no. En este año de entrenamiento me siento mejor, duermo mejor, descanso mejor, se me fue la tos porque ejercité más mis pulmones. Me interesa la vida saludable porque después de los 40 las mujeres consumimos la masa muscular y debiéramos trabajar para mantener nuestro esqueleto y llegar divinas a los 80. Mi mamá tiene 78 y está muy activa, va y viene y toda la vida fue así. Analía trabaja con fotos y no con balanza porque puede ser un arma de doble filo. Y mirando las fotografías, veo los cambios.

-¿Modificaste también la alimentación?

-Siempre me alimenté a base de carnes, verduras, frutas, legumbres. Como sano, no me gustan los dulces ni las gaseosas. Tengo conducta de chica porque cuando vivía en la chacra iba a la huerta, sacaba una zanahoria de la tierra, me la comía y eso era mi golosina. Tengo conciencia de qué es la comida sana. No me tienta una torta de chocolate. Y ahora voy a una nutricionista que me incorporó algunos alimentos más que no tenía costumbre como semillas y cereales.

-¿Vas a volver a desfilar? Alguna vez dijiste que nunca pensaste en retirarte.

-En su momento, algunas modelos me decían que siguiera todo lo que pudiera porque si te retirás y hacés otra cosa siempre te van a decir que sos modelo. Entre ellas Mariana Arias, que es periodista desde hace años y le siguen diciendo modelo. Tomé ese consejo porque me gustó y los diseñadores me siguen convocando, la gente del interior me llama mucho. Esta realidad cambió todo, es verdad, pero es la vida. Después de la pandemia va a ser distinto y yo voy a volver a desfilar. Hasta ahora fueron 26 años ininterrumpidos de trabajo como modelo y es un montón, pocas llegan a mi edad desfilando y trabajando de esta manera. Me gustan los desafíos, nunca forcé nada, me pongo metas y me dejo llevar y por eso hice teatro de revistas, comedias, ficciones y cine. Vivo el hoy y ahora, miro las oportunidades y no me lamento por lo que no pude hacer. El futuro lo construís vos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.