Inglaterra: les sacan la custodia de sus hijos gemelos porque no pueden hacerlos bajar de peso

·2  min de lectura
Un caso polémico en Inglaterra
Un caso polémico en Inglaterra

Un polémico caso conmociona a Inglaterra. Una jueza le quitó a unos padres la custodia de sus hijos gemelos, por no cuidar de su salud y alimentación. Los dos adolescentes tienen obesidad y tras un controvertido fallo fueron separados de su familia y enviados a un hogar de tránsito hasta resolverse la causa judicial.

Según publicó el diario The Guardian, la jueza Gillian Ellis fue quien dictó la medida luego de establecidas las preocupaciones de los servicios sociales. De acuerdo a las fuentes oficiales los padres no lograron establecer límites adecuados y fomentar un estilo de vida saludable para sus hijos. Incluso, según se publicó en el diario inglés las autoridades advirtieron por el estado del hogar y la higiene personal.

“Efecto Soria”: el Gobierno perdió los dos tercios para nombrar jueces claves

Antes de dictarse el fallo, se le había indicado a la familia que debían concurrir a distintos programas especializados para la pérdida de peso. Tal es así que se les proporcionaron indicadores de ejercicio, membresías para un plan de gimnasio familiar y la inscripción en un programa de la cadena Weight Watchers.

Sin embargo, la jueza sostuvo que después de meses los niños no perdieron peso y la familia no entregó los datos correspondientes a las indicadores de ejercicio ni asistieron regularmente a las reuniones orientadas al cuidado del peso de Weight Watchers.

“Todos están de acuerdo en que este es un caso muy triste e inusual, de una familia amorosa, donde los padres satisfacen muchas de las necesidades básicas de los niños, pero la autoridad local se ha preocupado de que no estén satisfaciendo las necesidades de salud de los niños. Los dos chicos tienen un sobrepeso severo, y los padres han mostrado una incapacidad para ayudarlos a manejar esta condición “, señaló Ellis en el fallo.

Mercosur. “No somos lastre de nadie”, la dura respuesta de Alberto Fernández en una tensa reunión virtual de presidentes

“El caso fue tan inusual porque los niños claramente habían tenido una muy buena crianza, ya que eran educados, brillantes y atractivos”, resaltó la jueza. Y en el mismo fallo, continuó: “La madre culpó al encierro por la incapacidad para hacer ejercicio, pero aún así se podía hacer ejercicio en la casa o caminando afuera”.

El fallo causa gran impacto porque no tiene precedentes. Según remarcó The Guardian en 2012, una niña de cinco años que vivía en Newport, Gales, fue también enviada a un hogar de tránsito luego que su peso alcanzara los 68 kilos, mientras un peso saludable para una menor de esa edad ronda las 18 kilos.