Inglaterra levanta cuarentena para España pero Francia desaconseja viajar

·4  min de lectura

Redacción Internacional, 8 jul (EFE).- Los residentes en el Reino Unido que entren en Inglaterra a partir del día 19 de julio procedentes de España no deberán hacer una cuarentena si están vacunados contra la covid-19, mientras Francia desaconseja a sus nacionales ir de vacaciones a España y Portugal, porque considera que han sido imprudentes en la desescalada y eso ha causado la explosión de casos que están sufriendo ahora.

Se trata de una cara y una cruz para el sector turístico español, que tiene en el Reino Unido y en Francia a dos países que cada año aportan millones de visitantes.

La parte favorable vino del anuncio hecho este jueves por el ministro británico de Transportes, Grant Shapps, quien dijo que países en su lista ámbar, entre ellos España, no deberán hacer una cuarentena de diez días si han recibido la pauta completa de la vacunación contra la covid-19.

El Gobierno británico mantendrá la exigencia de realizar un test antes de viajar a Inglaterra y de una PCR en los primeros dos días de haber entrado en el país, dijo el ministro ante la Cámara de los Comunes (Baja), antes de agregar que se suprime la obligación de hacer un tercer test PCR a los ocho días de la llegada.

"Queremos dar la bienvenida de nuevo a los visitantes internacionales a este país y estamos trabajando para ampliar nuestro planteamiento a los vacunados procedentes de mercados importantes y destinos vacacionales para finales de verano, como Estados Unidos y la UE", señaló el ministro británico.

Sin embargo, el secretario de Estado francés para Asuntos Europeos, Clément Beaune, lanzó hoy el mensaje a sus ciudadanos de que "los que todavía no han reservado eviten España y Portugal en sus destinos. Es un consejo de prudencia, una recomendación en la que insisto".

"Más vale quedarse en Francia o ir a otros países", añadió en una entrevista en la televisión France 2 en la que también avanzó que en los próximos días van a estudiar la aplicación de "un reforzamiento de las medidas" sobre los viajes.

España y Portugal, como todos los demás países de la Unión Europea, están en verde, es decir que a los viajeros procedentes de allí se les pide el certificado sanitario europeo, lo que significa una prueba de estar vacunado, de haber superado la enfermedad o un test negativo.

A los procedentes de países en naranja o en rojo se les impide el acceso a Francia si no están vacunados e incluso se les imponen cuarentenas, lo que en la práctica impide los desplazamientos turísticos.

Beune contó que siguen de cerca la situación de Portugal y España porque el número de casos allí se ha disparado, y en particular de Cataluña, "adonde muchos franceses van de fiesta. Atención, mucha prudencia".

En los últimos días, televisiones, radios y periódicos han prestado mucha atención a la multiplicación de contagios entre jóvenes que habían participado en fiestas y a la decisión del Gobierno catalán de cerrar el ocio nocturno y no han dejado de preguntar a expertos sobre la conveniencia de cerrar las fronteras.

Preguntado sobre si algunos países europeos habían llevado a cabo una desescalada demasiado rápida para salvar la temporada turística, el secretario de Estado de Asuntos Europeos respondió: "Eso me temo. Por eso hemos sido extremadamente claros con nuestros socios europeos sobre el hecho de que hace falta un control en las entradas".

También reprochó a España haber permitido la llegada de turistas de países extraeuropeos con certificados de vacunas que no han sido validadas por la Agencia Europea del Medicamento (AME).

Entre las reacciones que la posición francesa ha generado, la ministra española de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha defendido que el aumento de la incidencia acumulada no es, en este caso, el dato fundamental para el análisis, porque hay que tener en cuenta también otros como la presión hospitalaria, que "no es un problema", por lo que cree que no se debe estigmatizar a España.

Por su parte, el ministro de Exteriores portugués, Augusto Santos Silva, dijo ver "comprensible" el consejo de Francia a sus ciudadanos de no reservar vacaciones en Portugal por la escalada de casos de coronavirus y recordó que incluso con las reglas acordadas para facilitar viajes dentro la Unión Europea se pueden "desincentivar" desplazamientos: "La situación de Portugal en lo referido a la pandemia se agravó y las preocupaciones de un Estado amigo, como Francia, en relación a sus ciudadanos, en lo referido a la posibilidad de viajar a Portugal, son comprensibles", sostuvo.

En medio, la Comisión Europea (CE) evitó este jueves pronunciarse sobre la recomendación de Francia y se limitó a pedir "coordinación" a los Estados miembros de la Unión Europea.

"La Comisión insiste siempre en que, en lo que respecta a los viajes y la libre circulación, se intente encontrar una solución coordinada para la UE para garantizar un enfoque coherente", declaro en rueda de prensa el portavoz de Salud de la CE, Stefan De Keersmaecker.

El portavoz agregó que Bruselas sigue "de cerca la situación junto con los colegas del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC)" e indicó que no le corresponde a la Comisión pronunciarse.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.