Inglaterra: una joven de 23 años tuvo un ACV tras estirar el cuello

LA NACION

Un simple movimiento por una contractura en el cuello casi le provoca la muerte a Natalie Kunicki, una joven de 23 años que vive en Londres, que sufrió un Accidente Cerebrovascular (ACV) porque se le reventó una arteria vertebral.

La joven paramédica, según relató al Daily Mail, estaba mirando televisión junto a un amigo cuando estiró su cuello y sintió un fuerte sonido y un leve dolor.

Aunque se sorprendió, trató de restarle importancia y cuando quiso ir al baño, 15 minutos después, se cayó al piso porque no podía mover su pierna izquierda.

El amigo que la acompañaba en su casa llamó a una ambulancia, que la trasladó a una clínica donde le dijeron que se le había reventado la arteria vertebral. Eso le provocó un coágulo de sangre que derivó en el ACV.

"Soy paramédica y no llamé al 999 durante diez minutos porque pensé que era demasiado improbable que fuera un derrame cerebral, cuando debería haberlo sabido", dijo al medio británico Kunicki, que ahora busca recuperar la motricidad en la parte izquierda de su cuerpo.