Un informe de los diputados de Carrió apunta a los contratos de AySA, la venta de Edenor y "el nuevo empresario amigo"

LA NACION
·5  min de lectura

Un informe elaborado por los diputados Juan López y Mariana Zuvic, de la Coalición Cívica y Juan Calandri, miembro de los equipos técnicos que trabajan con Elisa Carrió, expuso los vínculos entre la reciente venta de Edenor y contratos de la empresa estatal AySA que califica de "sospechosos".

El informe titulado "Crónica de un proveedor anunciado: la estrecha relación entre José Luis Lingeri, Mauricio Filiberti y AYSA", denuncia una sucesión de tratos comerciales, con varios convenios, que exhiben una relación que privilegia al empresario Mauricio Filiberti, dueño de la firma TRANSCLOR S.A principal proveedora de AYSA.

Mauricio Filiberti es conocido en el ambiente político como "Mr. Cloro" y es uno de los socios que integran el consorcio, junto a Daniel Vila y José Luis Manzano, que días atrás se convirtieron en los nuevos dueños de Edenor, la mayor distribuidora eléctrica de la Argentina.

TRANSCLOR S.A. es, desde el momento mismo de su constitución como sociedad, proveedor de insumos elementales a las empresas que prestaban el servicio público de potabilización de agua. Esto es, en primer término, a Aguas Argentinas y luego a AYSA S.A

"Filiberti parece ser el nuevo empresario amigo del Frente de Todos, como fueron los Eskenazi, Cristóbal López o tantos otros, para refundar lo que Carrió hace 15 años llamaba el 'patrimonialismo corrupto. Millonarios Nac&Pop que se apropian de empresas estrategias poniendo poco dinero con la ayuda interesada de políticos ambiciosos.", dijo a LA NACION Juan López, diputado nacional y uno de los autores del informe.´

Ante una consulta de LA NACIÓN, en AySA prefirieron por ahora no hacer declaraciones sobre el informe.

"En AySA hay un festival de convenios. Es muy sospechoso que cuando AySA firma un convenio con el sindicato de obras sanitarias, Lingeri el mismo día firma un convenio con la empresa de Filiberti. Llama mucho la atención el ostentoso nivel de vida de Filiberti, con yates de lujo en Italia, aviones privados, autos de alta gama. Y siempre haciendo negocios con AySA, vendiéndole cloro, sulfato de aluminio y PAC, producidos en una planta que es propiedad de la misma AySA", señaló Calandri a LA NACION.

Calandri agrega: "Lilita nos pidió que investiguemos la compra de Edenor, y vemos que quien compró el paquete mayoritario de acciones es (Daniel) Vila, (José Luis) Manzano y Filiberti. En AySA hay un mecanismo de privilegios y negocios que benefició a empresarios ligados al poder, como Filiberti. ¿Esto se repetirá en Edenor?".

El informe de la Coalición Cívica

El informe relata que, a partir del año 2007, TRANSCLOR SA inició una relación comercial con el SGBATOS (el Sindicato Gran Buenos Aires de Trabajadores de Obras Sanitarias), cuando comenzó a operar la planta de sulfato de aluminio con la que contaba la planta potabilizadora Gral. Manuel Belgrano, ubicada en Bernal. Esta planta ya la regenteaba el SGBATOS desde el año 1998 cuando Aguas Argentinas se lo entregó en comodato a través de la empresa "15 de mayo S.A", cuyo paquete accionario mayoritario pertenecía al mencionado sindicato.

"Entonces, el 25 de enero del 2007, AySA decidió dar por medio de un convenio la planta de sulfato de aluminio al SGBATOS. Ahora bien, ¿el sindicato por cuánto tiempo operó la planta? ¿Cuánto sulfato de aluminio produjo? No operó la planta ni produjo ningún coagulante. De hecho, el mismo día, el 25 de enero del 2007, se reunió SGBATOS, representada por su Secretario General José Luis Lingeri, con TRANSCLOR S.A. representada por Diego Hernán Pino, y suscribieron otro convenio. Es decir, que por este convenio TRANSCLOR S.A. operó la planta de Sulfato de Aluminio que tiene en comodato SGBATOS. Todo esto son ningún tipo de control por considerarse un contrato entre privados", señala el informe.

"Si AYSA no podía operar la planta de Bernal para la producción de coagulantes por sí misma, no hay criterios de razonabilidad, eficiencia ni eficacia en haber otorgado la planta en comodato al sindicato. ¿Por qué razón y bajo qué criterio el SBGATOS intermedió en la operación de las plantas de sulfato de aluminio y de PAC? De hecho, se pudo comprobar que en varias oportunidades el mismo día que AYSA firma el convenio con SBGATOS, este sindicato firma otro convenio con TRANSCLOR S.A.", agregan.

Un punto que resalta el informe gira alrededor de la modalidad de los Acuerdo Marco de AySA. Esta no es idéntica a la prevista para la Administración Pública Nacional donde se prevé una compulsa de precios mediante todo un proceso público. En cambio, el Acuerdo Marco de AYSA es una simple decisión que implica justificar de algún modo la selección del contratista sin compulsa de ningún tipo. Tampoco existe publicidad alguna de cada acto administrativo.

"Es a todas luces evidente la existencia de un vínculo fuertemente consolidado de negocios entre el SGBATOS, liderado por José Luis Lingeri, las empresas prestadoras del servicio AYSA y la empresa TRANSCLOR S.A., cuyo acervo accionario pertenecería a la familia de Mauricio Filiberti", señalan los autores del informe, que en uno de sus párrafos hace mención del ostentoso estilo de vida de Filiberti y su gusto por los autos de alta gama y yates de lujo.

"Por último, en mayo de 2020, durante la gestión de Malena Galmarini, se extendió el contrato con TRANSCLOR S.A mucho antes de que venciera. Siguieron así los beneficios para el proveedor de una prestadora de un servicio público esencial para la población de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano", resalta Juan López.