Un informe denuncia la discriminación de refugiados de minorías en la India

·3  min de lectura

Nueva Delhi, 24 dic (EFE).- La India, que acogió en 2021 a más de 20.000 refugiados, mantiene políticas sesgadas para los refugiados de varias minorías religiosas, denunció en su informe anual el think tank Rights & Risks Analysis Group (RRAG).

“No hay datos precisos sobre el número de refugiados, pero la India tiene alrededor de 400.000 refugiados, incluidos 238.222 refugiados reconocidos y documentados (...) por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)", explica el director de RRAG, Suhas Chakma, en un comunicado que acompaña el informe anual.

Además de estos refugiados, en su mayoría procedentes de Sri Lanka y el Tíbet, la India también cuenta con unos 31.313 refugiados pertenecientes a minorías religiosas, y alrededor de 123.000 refugiados de las etnias chin y rohinyá que no están registrados, prosiguió Chakma.

Ante este flujo migratorio, el informe denuncia la ausencia de una ley de refugiados en la India, favoreciendo que la situación de estas miles de personas dependa de los intereses geopolíticos del país y de las decisiones que se tomen en vistas a obtener el mayor número de votos.

En este sentido, RRAG, con base en Nueva Delhi, reporta que la India no es firme en sus actuaciones, al apoyar a los refugiados tamil de Sri Lanka y a aquellos procedentes del Tíbet, mientras que se muestra inflexible con el resto, particularmente con los rohinyás.

Al respecto, enuncian una medida aprobada en agosto por el gobierno de la región sureña de Tamil Nadu, que incluía un paquete de ayuda específicamente destinado a refugiados esrilanqueses y tibetanos por más de 4 millones de dólares.

Esto contrasta con las 414 detenciones por entrada ilegal que efectuó la India en 2021, principalmente de personas procedentes de Birmania, incluyendo 354 rohinyás y 60 chins.

La mayoría de estos arrestos se realizaron en los estados de Jammu y Cachemira con 174, Delhi 96, y Assam 55.

La investigación desvela que la situación ha ido a peor en los últimos años, principalmente para los rohinyás, puesto que al menos 1.177 refugiados de esta etnia han sido detenidos o rescatados del tráfico de personas en la India en los últimos cinco años.

INCOHERENCIAS EN LA LEGISLACIÓN

La publicación de RRAG también expresó que la pandemia dejó a la vista las costuras del sistema indio, puesto que cerca del 56 % de los refugiados rohinyá perdieron el empleo durante ese periodo, y para muchos fue imposible vacunarse al requerir de documentación oficial para realizar el proceso.

Además, denuncia la incoherencia de la India para otorgar asilo a los refugiados que huyen de la guerra, como sucedió con las minorías sikh e hindu en Afganistán tras la toma de Kabul por parte de los talibanes.

Al respecto, precisa que la Ley de Enmienda de Ciudadanía (CAA), pensada para proteger a los solicitantes de asilo pertenecientes a comunidades minoritarias que sufren de persecución en país del sur asiático, al no haber ingresado en la India antes de 2015, fecha establecida por dicha ley.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.