Influyente pastor anticipa un masivo respaldo de evangélicos latinos a Trump

Agencia EFE

Denver (CO), 12 mar (EFE News).- La amplia mayoría de los evangélicos latinos en Estados Unidos respaldará la reelección del presidente Donald Trump en las elecciones de noviembre de 2020, y lo harán en números y porcentajes históricos sin importar la postura antiinmigrante del mandatario, anticipó un influyente dirigente cristiano.

"Digamos que si el voto latino (en favor de Trump) en 2016 fue significativo, en 2020 va a ser un voto con esteroides", dijo a Efe el reverendo Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC) y quien participó en la ceremonia de investidura de Trump en enero de 2017.

Rodríguez, de 50 años y familia puertorriqueña, aseveró que "dos de cada tres" latinos que en 2016 respaldaron a Trump se identifican como evangélicos y explicó que ese respaldo se basó en el hecho de que el magnate favorece medidas contra el aborto. De esa manera, "la percepción de un sentimiento antiinmigrante" por parte de Trump fue dejada de lado.

Rodríguez es "pastor, productor de películas, autor, activista por los derechos civiles y personalidad televisiva". De hecho, frecuentemente es entrevistado en las cadenas Fox News y CNN, y el periódico The New York Times alguna vez lo describió como "una de las voces más influyentes" en Estados Unidos.

Para este líder evangélico, las congregaciones que forman el NHCLC se enfocan en cuatro temas: la santidad de la vida, la libertad religiosa, la justicia bíblica y la prosperidad económica. Y sostiene que son esos temas (en ese orden) los que llevan a la participación política de los evangélicos hispanos y pesan en las decisiones sobre los candidatos a respaldar.

"Debido a que Trump cumple con sus promesas de políticas públicas en favor de la vida, de libertad religiosa y del más bajo índice de desempleo entre hispanos en la historia de Estados Unidos, Trump va a recibir una gran porción del voto evangélico latino. Y en 2020 también recibirá un respaldo significativamente mayor del voto latino colectivo", opinó.

De hecho, dijo, se tratará de un respaldo "sin precedentes históricos".

Rodríguez ubica a los evangélicos latinos estadounidenses en la intersección "del mensaje de justificación (salvación) de (el predicador evangélico) Billy Graham" con “las marchas por la justicia del Dr. Martin Luther King Jr.".

Por ese compromiso con las enseñanzas bíblicas (entendidas desde una perspectiva fundamentalista), dijo Rodríguez, los evangélicos latinos son, paradójicamente, votantes "esencialmente independientes".

O, como Rodríguez lo expresó entremezclando metáforas cristianas y políticas: "No somos ni 'burros' (demócratas) ni 'elefantes' (republicanos). Estamos casados con la agenda del Cordero (Cristo)".

Y a pesar de que Rodríguez considera que ese enfoque permite "un equilibrio profético centrado en la cruz y no en la política", sostiene que "la mayoría de los latinos evangélicos, más de dos tercios, votarán por Trump".

Aun más explícitamente, el dirigente religioso puntualizó que en los círculos evangélicos latinos "no existe un debate" sobre el respaldo a Trump, como tampoco lo hay entre los evangélicos en general, entre quienes el respaldo al actual presidente supera el 80 %.

Por eso, dijo, las 45.000 iglesias afiliadas a su organización ven el presente con "entusiasmo" y anticipan un futuro "en que las cosas mejoren económicamente para las iglesias", advirtiendo que la contingencia por el coronavirus podría modificar esa visión.

"PROFÉTICOS Y PRAGMÁTICOS" ANTE EL CORONAVIRUS

Respecto a esa nueva amenaza global, Rodríguez pidió que los cristianos sean "proféticos y pragmáticos". El elemento profético proviene de la Biblia (Salmo 91), donde se afirma que "la plaga" no afectará a los creyentes. Para el líder evangélico, "parece que el Salmo 91 fue escrito precisamente para el coronavirus".

El principal elemento práctico es "adoptar las mejores prácticas de higiene y aplicarlas diariamente a nuestras vidas", abundó.

Pero existe otro elemento práctico, el de luchar contra lo que denominó "las tinieblas del relativismo", que en su opinión impiden que Estados Unidos cumpla su destino profético de ser "una nación bajo Dios, indivisible".

"Ahora somos una nación dividida por razas, clases socioeconómicas, ideologías políticas y cosmovisiones", expuso.

"Como nación, debemos asegurar nuestras fronteras y proveer el proceso debido a quienes pidan asilo, incluso a quienes lleguen huyendo de los regímenes autoritarios de Cuba y de Venezuela. Pero eso no significa que a todo el que llegue a Estados Unidos se le permitirá entrar", agregó.

Para este dirigente, las divisiones mencionadas desaparecerán cuando las personas se identifiquen "primero como cristianos y después como estadounidenses", es decir la postura que él mismo adoptó para su vida.

De esa manera, "podremos construir una muralla de protección alrededor de nuestros hijos y de nuestros nietos", concluyó.

(c) Agencia EFE