Así influye la fecha de ovulación en la posibilidad de embarazo

Terry Gragera
·4  min de lectura

Para que se produzca un embarazo natural es imprescindible que haya ovulación. Una vez que la mujer ha ovulado está en disposición de que alguno de sus óvulos sea fecundado por uno o varios espermatozoides. La ovulación, como norma general, comienza 14 días después del primer día de la regla anterior. Esto sobre el papel, porque en muchas mujeres no es así.

Lee más: Cómo puedo saber cuándo son mis días fértiles

Ovulación adelantada

Hay mujeres que tienen ciclos cortos. Esto significa que su regla no se presenta cada 28 días sino antes. Cuando hay ciclos cortos, puede ser por dos motivos, según explica la Dra. Mercedes Herrero Conde, ginecóloga y sexóloga de HM Hospitales y Gine4:

  • Ovulación adelantada. Si la menstruación llega antes de 28 días, puede haber una ovulación adelantada, lo que “no afectaría a la posibilidad de embarazo”, aclara la experta. Aquí la ovulación se puede producir antes del día 14, pero esto no reduce la probabilidad de conseguir la gestación.

  • Disminución de la producción de progesterona. ”Aquí la ovulación se produce en fecha, pero el ovario produce poca progesterona y la regla aparece anticipada. Este supuesto sí que dificulta el embarazo, pues la implantación coincidiría con la regla adelantada y no se puede producir”, explica la ginecóloga.

Ovulación retrasada

Por el contrario, hay mujeres con ciclos largos. En este caso, las reglas se espacian entre ellas por más de 28 días. El tiempo varía de unas mujeres a otras, pero hay algunas a las que la menstruación les llega, incluso, dos o tres meses más tarde. En este caso, la ovulación habrá sido 14 días antes de esa regla retrasada, lo que no interfiere en la posibilidad de embarazo, pues el primer paso necesario, la ovulación, se habría producido.

No hay ovulación

Algunas mujeres no ovulan habitualmente. “Se trata de un problema hormonal producido por alteraciones de las hormonas sexuales, pero también por otras alteraciones como las tiroideas, los cambios de peso, el estrés o el ejercicio extremo”, destaca la especialista de HM Hospitales. Si no hay ovulación, no puede haber embarazo. Pero no es una condición permanente, porque en estas pacientes suele haber ovulaciones ocasionales. Si la mujer busca el embarazo, sería la oportunidad de lograrlo. Pero si no está en sus planes ampliar la familia y ovula solo de vez en cuando, “debe usar métodos anticonceptivos”, aconseja la Dra. Herrero Conde.

Ovulación y semanas de embarazo

Tanto si la mujer se queda embarazada antes de la fecha de ovulación como si lo hace después de la fecha de ovulación, se tratará de una gestación “completamente normal”, indica la especialista. Sin embargo, el momento en que se produzca la ovulación sí tiene consecuencias a la hora de establecer las semanas de embarazo. Para calcular de cuánto estás embarazada, el médico o la matrona utilizarán un calendario obstétrico. Te preguntarán la fecha de la última regla, sumarán 14 días hacia adelante y ese día es el que se establece como día 1 de embarazo. A partir de ahí se cuentan 40 semanas y se establece la fecha probable de parto.

Pero si la ovulación se adelanta o se retrasa esos cálculos no serían correctos. “En las mujeres que se embarazan en una ovulación precoz encontraremos que están de más tiempo que el teórico. Las que se embarazan en una ovulación tardía estarán de menos tiempo que el teórico”, detalla la Dra. Herrero Conde. Para saber con exactitud las semanas de embarazo, hay que hacer una ecografía.

Primeros síntomas de embarazo

En las primeras cuatro semanas de embarazo (las que transcurren entre la concepción y la falta de la regla), pueden presentarse algunos síntomas muy sutiles de embarazo. Para la mayoría de las mujeres pasan inadvertidos. Son los siguientes:

  • Más somnolencia.

  • El olfato se intensifica por el aumento de la progesterona.

  • Hay tensión en las mamas.

No obstante, como recalca la ginecóloga, “estos síntomas pueden aparecer en esta fase del ciclo en muchas mujeres, sin necesidad de que haya embarazo”, por lo que no son definitivos para determinar que hay un bebé en camino.

En todo caso, si quieres quedarte embarazada, es muy importante conocer cómo son tus ciclos menstruales, si normales, largos o cortos, para saber cuándo ovulas y cuándo eres más fértil y tienes más posibilidades de lograrlo.

Lee más: ¿Puedo saber si estoy embarazada antes de la primera falta?