La inflación en España da un respiro, pero seguramente vamos a seguir hasta el cuello

Varios clientes realizan la compra en un supermercado de Barcelona mientras la inflación da un respiro. (Foto: Davide Bonaldo / SOPA Images / LightRocket / Getty Images).
Varios clientes realizan la compra en un supermercado de Barcelona mientras la inflación da un respiro. (Foto: Davide Bonaldo / SOPA Images / LightRocket / Getty Images).

Después de un año asfixiando los bolsillos, la inflación da un respiro en España al descender por tercer mes consecutivo, lo que indica, además, que podría haber tocado techo. Según Eurostat, los precios aumentaron en octubre un 7,3%, más de un punto y medio menos que en septiembre, cuando la subida fue del 8,9%.

España es además la segunda economía de la Unión Europea (UE) con la inflación más baja solo por detrás de Francia, donde en octubre se situó en el 7,1%. No obstante, en este país la tendencia es al alza, ya que el mes anterior la subida de los precios fue del 6,3%.

Detrás de estos buenos datos de la inflación en España están la caída del coste de producción de la electricidad y la bajada del precio de los combustibles, aunque también han tenido que ver con la poca dependencia del gas ruso y con las medidas de contención lanzadas por el gobierno.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Estas buenas cifras de España contrastan con las de Europa, donde la inflación sigue descontrolada. En octubre se disparó hasta el 10,6% en la eurozona, un nuevo récord histórico y siete décimas más que en septiembre. Si contamos toda la UE, la subida de precios fue del 11,5% mientras que el mes anterior se quedó en el 10,9%.

La nueva subida de la tasa de inflación interanual llega pese a las subidas de los tipos de interés acometidas por el Banco Central Europeo (BCE), que, de momento, no han repercutido en los precios de la eurozona.

Las subidas del tipo de interés del Banco Central Europeo no han tenido el efecto esperado. (Foto: Jakub Porzycki / NurPhoto / Getty Images).
Las subidas del tipo de interés del Banco Central Europeo no han tenido el efecto esperado. (Foto: Jakub Porzycki / NurPhoto / Getty Images).

Precisamente por ello, se espera que el BCE siga acometiendo más subidas de los tipos de interés para tratar de frenar la inflación disparada desde el inicio de la guerra en Ucrania y en España, pese a que los precios parecen controlados e incluso podrían haber tocado techo, seguirá teniendo efecto esta medida. No queda más remedio que aceptarlo por el bien comunitario.

La subida de los tipos de interés supone básicamente que el dinero es más caro. Los bancos tienen que pagar más al BCE para que les preste dinero y, por tanto, se encarecen los préstamos que ofrecen a consumidores y empresas. Esto provoca a su vez que se frenen la inversión y la demanda y también crece la probabilidad de que los usuarios tarden más en devolver los préstamos por el aumento de su precio e incluso de que se produzcan impagos.

Las hipotecas variables notan especialmente la subida de los tipos de interés. (Foto: Getty Images).
Las hipotecas variables notan especialmente la subida de los tipos de interés. (Foto: Getty Images).

Donde más se suele notar es en las hipotecas variables, cuyo precio ya había aumentado antes incluso de que el BCE subiera los tipos de interés.

Por el lado positivo, los ahorradores suelen ser los grandes beneficiados de las subidas del tipo de interés, que es probable que continúen tras los nuevos malos datos de la inflación a nivel europeo.

EN VÍDEO | Los pasos a seguir para asegurar el buen funcionamiento de la caldera antes de que lleguen los primeros días de frío

Más historias que te pueden interesar: