La inflación le suma presión a Bolsonaro: en octubre fue la más alta en 19 años

·5  min de lectura
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sumó un nuevo frente con la aceleración de la inflación
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sumó un nuevo frente con la aceleración de la inflación

RÍO DE JANEIRO.– Las alarmas por las subas de precios siguen en ascenso en Brasil, e impactan cada vez más en la deteriorada imagen del gobierno del presidente Jair Bolsonaro. El país registró en octubre la mayor inflación mensual en casi dos décadas, en parte por el aumento del costo de los combustibles, que elevó la suba de precios al consumidor al 10,67% anualizada.

Los precios al consumidor medidos por el índice de referencia IPCA subieron 1,25%, según anunció este miércoles el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), por encima de la previsión de los economistas del 1,05%. Se trata de la tasa de inflación mensual más alta desde octubre de 2002, cuando los precios subieron 1,31%.

Además, el resultado marca una aceleración respecto de septiembre, cuando el alza fue de 1,16%.

“Los nueve grupos de productos y servicios relevados tuvieron alzas en octubre”, señaló el IBGE en su informe. “El mayor impacto y la mayor variación (2,62%) vino de transportes, que se aceleró en relación a septiembre (1,82%)”, precisó.

La segunda mayor contribución al avance de octubre se debe al incremento de precios de alimentos y bebidas (1,17%), detalló el IBGE.

La inflación afecta especialmente a la población vulnerable, que destina la mayor parte de sus ingresos a los alimentos. En los últimos meses se multiplicaron las imágenes en los medios de gente hurgando en la basura.

El aumento en el precio de los alimentos castiga sobre todo a los más sectores más vulnerables
Getty Images


El aumento en el precio de los alimentos castiga sobre todo a los más sectores más vulnerables (Getty Images/)

La economía más grande de América Latina está atravesando una recuperación desordenada del impacto de la pandemia, a pesar de un repunte en el crecimiento del PBI a una tasa esperada de 5,1% en 2021, la más alta en una década.

Pero incluso ese crecimiento se desacelerará al 1,6% en 2022, el más débil entre las principales economías del G-20, según el análisis de la última encuesta económica mundial trimestral de Reuters.

El gobierno de Bolsonaro atribuye la escalada al aumento de los precios de las commodities y del petróleo a nivel internacional. Según los especialistas, esas circunstancias externas se agravan en el plano local por el encarecimiento del dólar y determinadas iniciativas políticas, como la que prevé el gobierno para incrementar el gasto público.

Los combustibles, uno de los principales impulsores de la inflación desde hace meses, subieron 3,21% en octubre, motivando alzas en los transportes. La nafta (3,10%) marcó el sexto incremento consecutivo y acumuló 42,72% en los últimos 12 meses. También se dio un pronunciado aumento del 5,77% del diésel, que impacta en los fletes.

Combustibles

El director del Índice de Precios al Consumidor del IBGE, Pedro Kislanov, vio en los reajustes tarifarios de la estatal Petrobras la explicación del alza del combustible. “El transporte tuvo la mayor variación y el mayor impacto con diferencia en el índice del mes. El alza del combustible se relaciona con sucesivos reajustes que aplicó Petrobras al precio en las refinerías”, señaló.

Bolsonaro, presionado por la caída generalizada en el nivel de vida, volvió a arremeter esta semana contra la petrolera estatal, blanco habitual de los embates del líder de ultraderecha, a la que en otras ocasiones acusó de obtener demasiados beneficios.

La inflación proyectada para este año por el Banco Central es de 9,33%, y de 4,63% para 2022, ya por encima de la meta oficial de 3,5%. Por regiones, todas las áreas encuestadas tuvieron precios más altos en octubre. Las mayores variaciones se dieron en la región metropolitana de Vitoria y en el municipio de Goiania, ambos con una variación del 1,53%.

En Vitoria, el resultado estuvo influido por la tasa de agua y alcantarillado (11,33%) y electricidad (3,35%). En Goiania, además de la electricidad (5,34%), la nafta pesó mucho (4,24%). El menor cambio se observó en la región metropolitana de Belem, en el estado de Pará (0,64%).

Por nivel de ventas, la brasileña Petrobras lidera el ránking de multilatinas
GETTY IMAGES


Los combustibles se dispararon a nuevos niveles (GETTY IMAGES/)

Para contener la inflación, el Comité del Banco Central de Brasil elevó en su última reunión la tasa de interés de referencia 1,5%. Al igual que la inflación de octubre, fue el mayor avance desde 2002.

El comité sostuvo su decisión que la inflación al consumidor “se mostró más persistente de lo anticipado”. Las autoridades monetarias destacaron como un factor de riesgo inflacionario “los nuevos prolongamientos de las políticas fiscales de respuesta a la pandemia”, que podrían elevar la demanda y empeorar la situación fiscal.

En ese sentido, la Cámara de Diputados de Brasil aprobó el martes, en segunda y definitiva votación, una enmienda a la Constitución que le permite al gobierno de Bolsonaro elevar el gasto público para financiar un programa de subsidios a los más pobres en 2022, cuando buscará la reelección.

La enmienda constitucional, que ahora tendrá que ser debatida por el Senado también en dos votaciones, autoriza al gobierno a atrasar el pago de indemnizaciones ordenadas por la Justicia y a utilizar esos recursos para financiar el programa Auxilio Brasil, que prevé la distribución de subsidios a 17 millones de familias vulnerables.

La propuesta enfrenta ciertas resistencias no solo económicas sino también políticas. Sobre todo porque Bolsonaro apuesta con esa medida comenzar a revertir su desventaja en los sondeos frente al claro favorito de las elecciones, el exmandatario de izquierda Luiz Inacio Lula da Silva.

El tinte electoral del aumento de la ayuda social fue admitido por el propio ministro de Economía, Paulo Guedes, quien declaró que el Partido de los Trabajadores (PT), que lidera Lula, ganó “cuatro elecciones” apoyado en su programa social estrella, el exitoso Bolsa Familia.

En contraste con esa expansión fiscal del gobierno, el Banco Central proyectó otro ajuste de 1,5% en el próximo encuentro, el último del año, el 7 y 8 de diciembre. Pero el director de Política Monetaria de la entidad, Bruno Serra, dijo recientemente en una entrevista que, de ser necesario, están dispuestos a aplicar un aumento mayor.

Agencias AFP, Reuters, ANSA y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.